fbpx
Colors: Cyan Color

El terremoto de magnitud 7,5 que sacudió este martes con fuerza el centro y sur de México ha dejado al menos cuatro muertos en el sureño estado de Oaxaca, epicentro del movimiento telúrico que activó la alerta sísmica en la capital del país.

Según el reporte más reciente de Protección Civil, el terremoto dejó también cuatro heridos, dos en Oaxaca y otros dos en la Ciudad de México.

EFE

 

 

La pandemia de coronavirus obliga a la mayoría de los países a informar diariamente el registro de infectados y fallecidos, por lo que el ministro de Salud de Paraguay, Julio Mazzoleni, confirmó cinco nuevos casos de Covid-19. Este miércoles la cifra aumentó a 1.308, conforme al resultado de las 1.200 realizadas en las últimas 24 horas.

El titular de la cartera sanitaria precisó, además, que la cantidad de internados es de nueve, uno de ellos en Terapia Intensiva. En cuanto a los recuperados, en la fecha se suman 12, con lo que el total de altas es de 711.

Por otra parte, el número de decesos a causa del coronavirus elevó a 13 este martes, luego de que se confirmara la muerte de un hombre de 71 años en la ciudad de Concepción. Con este caso, en solo 24 horas se reportaron dos muertes en total.

La pandemia de coronavirus obliga a la mayoría de los países a informar diariamente el registro de infectados y fallecidos, por lo que el ministro de Salud de Paraguay, Julio Mazzoleni, confirmó cinco nuevos casos de Covid-19. Este miércoles la cifra aumentó a 1.308, conforme al resultado de las 1.200 realizadas en las últimas 24 horas.

El titular de la cartera sanitaria precisó, además, que la cantidad de internados es de nueve, uno de ellos en Terapia Intensiva. En cuanto a los recuperados, en la fecha se suman 12, con lo que el total de altas es de 711.

Por otra parte, el número de decesos a causa del coronavirus elevó a 13 este martes, luego de que se confirmara la muerte de un hombre de 71 años en la ciudad de Concepción. Con este caso, en solo 24 horas se reportaron dos muertes en total.

Si bien la Fase 3 de la cuarentena inteligente marcó su inicio este lunes, el director de Vigilancia de la Salud, Guillermo Sequera, dijo este miércoles que existe la posibilidad de un retroceso en el Departamento Central, debido al fallecimiento de un paciente que arrojó positivo para Covid-19.

El hombre de 53 años era oriundo de Ypané, pero viajaba diariamente a Lambaré. Se dedicaba a realizar instalaciones de equipos acondicionadores y también prestaba servicios a domicilio, por lo que su línea de contacto puede ser muy extensa.

La nueva etapa reactivó las labores de los restaurantes, uno de los gremios más perjudicados por el paro económico motivado por la pandemia. Otros sectores que podrán empezar a operar bajo estrictas medidas sanitarias son autocines, teatros y las actividades en gimnasios. Las celebraciones religiosas son permitidas con hasta 20 personas, previamente agendadas.

Además, el Ministerio del Interior informó que se podrá circular hasta las 23.00, siempre que el desplazamiento sea justificado.

De acuerdo con los datos compilados por el Consejo Nacional de las Secretarías de Salud (Conass), el país reportó además 17.304 nuevos contagios por la Covid-19 en las últimas 24 horas, con lo que el total de infectados supera el 1,84 millón.

Brasil rebasó este domingo la barrera de los 50.000 muertos por coronavirus tras registrar 632 nuevos fallecidos diarios y alcanzar 50.608 en total, a poco más de tres meses de la confirmación de la primera muerte en el país, según datos oficiales de las Secretarías regionales de Salud.

De acuerdo con los datos compilados por el Consejo Nacional de las Secretarías de Salud (Conass), el país reportó además 17.304 nuevos contagios por la Covid-19 en las últimas 24 horas, con lo que el total de infectados supera el 1,84 millón.

Esta semana Brasil registró cinco jornadas consecutivas por encima de la barrera de los 1.000 muertos, lo que confirma al país como el segundo del mundo tanto en número de víctimas como de contagios, solo detrás de Estados Unidos.

Hoy el país fue escenario de múltiples protestas y manifestaciones a favor y en contra del presidente Jair Bolsonaro, quien enfrenta una seria crisis política, entre otras cuestiones por su política frente a la pandemia.

Las cifras apuntan que el virus sigue avanzando aceleradamente en Brasil pese a que los especialistas alertan que la pandemia todavía no alcanzó su pico en el gigante sudamericano, de unos 210 millones de habitantes.

De acuerdo con los datos de las 27 Secretarías regionales de Salud del país, San Pablo, el estado más poblado de Brasil y donde viven cerca de 46 millones de personas, sigue como epicentro de la enfermedad, con 12.588 muertos y casi 220.000 casos confirmados de Covid-19, según reportó EFE.

El segundo estado más azotado por la emergencia sanitaria es Río de Janeiro, que ya contabiliza 8.875 fallecidos y se acerca a los 100.000 infectados.

Pese al creciente número de contagios, centenares de personas volvieron a ignorar las prohibiciones impuestas por las autoridades sanitarias y llenaron las playas de la "ciudad maravillosa" este domingo.

En el empobrecido nordeste brasileño, la situación más delicada se encuentra en el estado de Ceará, que alcanzó los 5.523 decesos y podría sobrepasar a Río de Janeiro en número de contagios los próximos días.

Diversos estados y ciudades brasileñas empezaron a inicios de junio su proceso de reapertura gradual de la economía, pero muchos municipios han dado marcha atrás esta semana debido al acelerado ritmo de expansión del virus.

Diversos políticos, personalidades y movimientos de la sociedad civil lamentaron las más de 50.000 muertes alcanzadas tras cuatro meses del inicio de la pandemia y poco más de tres desde el registro de la primera muerte.

El ex ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, destituido por Bolsonaro debido a las divergencias entre ambos sobre el combate de la pandemia, expresó su respeto a las víctimas y dijo que "reza" por el país.

"50.000 vidas perdidas. Mi respeto a las víctimas. Mi ex paciente llamado Brasil, rezo por ti! Quería tanto no alcanzar esta marca", expresó Mandetta en su cuenta de Twitter.

Agregó que el país debe "luchar" y mantener el "foco" y la "disciplina", así como defender la ciencia y el sistema público de salud.

"Sigamos juntos. Gobiernos pasan. Oremos!!!", matizó el ex ministro en un recado indirecto a Bolsonaro, uno de los gobernantes más escépticos sobre la gravedad de la Covid-19 y duramente criticado por su apática gestión ante la pandemia.

El ex ministro de Justicia Sérgio Moro, quien renunció en marzo también por divergencias con el mandatario, igualmente lamentó la situación brasileña.

"Más de 50.000 víctimas por el nuevo coronavirus. Muy triste. Tened cuidado. Recuerdo que ya tuvimos Ministro de Salud", dijo Moro, en alusión a la destitución fulminante de dos titulares, Mandetta y Nelson Teich, de la cartera de Salud en menos de dos meses y que es comandada interinamente por Eduardo Pazuello, un general sin experiencia en el área de la salud.

Por su parte, Bolsonaro no se manifestó sobre las cifras alcanzadas y se limitó a subir una publicación en sus redes sociales en tributo a un militar que falleció tras un salto de paracaídas.

La cifra fue de 37.278, según el recuento del consorcio de medios del país, y asciende a 928.834. La cantidad de muertes, en tanto, fue de 1.338, lo que llevó el total a 45.456

Brasil registró este martes un nuevo récord diario de contagios de Covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, con más de 37.000 casos positivos reportados en las últimas 24 horas.

En concreto, la cifra asciende a 37.278, según el consorcio de medios del país creado a efectos de proveer cifras independientes sobre la pandemia. El total de transmisiones confirmadas en el país es de 928.834. De continuar teniendo lugar estas cifras, Brasil podría superar el millón de casos antes de la próxima semana.

La cantidad de muertes, en tanto, fue de 1.338, lo que llevó el total a 45.456. Brasil es el país con la segunda mayor cantidad de decesos y transmisiones a nivel global, solo después de Estados Unidos. Una estimación de la universidad PUC de Río de Janeiro estimó que a finales de mes la cantidad de contagios será superior a los 1,3 millones, mientras que las muertes superarán las 60.000.

El ministerio de Salud del gobierno de Jair Bolsonaro, en paralelo, publicó su propio reporte en el que informó de 34.918 nuevos casos y 1.282 fatalidades. De esta manera, las cifras totales de la cartera ascienden a 923.189 y 45.241, respectivamente.

El día registró además otro lúgubre récord en el territorio: el estado de San Pablo, el más afectado en términos nominales por la pandemia, registró la cifra más alta de muertes desde su comienzo. Fueron 365, 31 decesos más que el pasado martes, cuando tuvo lugar el récord anterior.

El alcalde de la capital homónima, Bruno Covas, dio positivo el pasado 14 de junio y trabaja desde entonces desde su casa. Está bajo observación médica en los próximos días ya que Covas también padece cáncer

Tanto San Pablo como Río De Janeiro -el segundo más afectado- comenzaron a flexibilizar medidas en los últimos días. El pasado jueves reabrieron sus comercios y centros comerciales, decisión que generó un aluvión de críticas de especialistas y científicos, quienes alertan de que el país solo deberá alcanzar el pico de la curva de contagio en julio.

La Alcaldía de la mayor ciudad de Latinoamérica ha condicionado la reapertura de los establecimientos a la adhesión de una serie de medidas sanitarias, como el respeto al distanciamiento social, el uso de mascarillas, un horario de funcionamiento reducido a cuatro horas diarias y una ocupación máxima de un 20 por ciento del aforo total.

El gobernador de San Pablo, Joao Doria, precisó que las autoridades podrán dar “un paso atrás” en caso de que lo consideren necesario para “proteger vidas”.

Sin embargo, fueron registrados diversos puntos de aglomeraciones en la ciudad, sobre todo en los barrios más populosos y donde se concentran los comercios callejeros.

Brasil se igualó este viernes a Estados Unidos en la penosa estadística de coronavirus, que los tiene como únicos países en el mundo que han superado el millón de contagios y, en ambos casos, con la pandemia aún en plena expansión.

En Brasil, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la situación es más grave, pues la pandemia aún no cede y el país está próximo del invierno austral, un período en que circulan todas las enfermedades respiratorias estacionales que, sumadas al COVID-19, pueden agravar la situación hospitalaria.

De acuerdo con el boletín diario emitido por el Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas se registraron en Brasil 1.206 fallecidos, lo que elevó el total de muertes a 48.945, aunque existen todavía 476.759 pacientes que continúan en observación, lo que sugiere que esa cifra seguirá en aumento durante los próximos días.

El número de casos confirmados se incrementó en 54.771 -un nuevo récord diario-, para superar la barrera del millón y llegar a 1.032.913.

Brasil sigue siendo el segundo país más afectado del mundo, por detrás de Estados Unidos, que, según estadísticas de la Universidad Johns Hopkings, una referencia sobre la evolución del coronavirus en el mundo, tenía al día de hoy 2,21 millones de casos confirmados y 118.967 fallecidos.

El millón de casos en Brasil fue superado cuando se cumplen 100 días del momento en que la OMS declaró oficialmente la pandemia, el pasado 11 de marzo.

Brasil tenía entonces apenas 52 enfermos confirmados y la primera muerte fue registrada una semana después.

Desde marzo, la escalada ha sido virulenta, si bien ahora muchos especialistas creen que la pandemia comienza a estabilizarse.

Sin embargo, esa estabilización se da por encima de los 1.000 muertos por día y sin señales de que vaya a comenzar el descenso de un pico que, en el caso de Brasil, algunos expertos señalan que en realidad será más parecida a una "meseta", la cual será atravesada a lo largo de algunas semanas.

De todos modos, por las propias dimensiones de Brasil, en cuyo territorio cabe casi toda Europa, y por las diferencias climáticas entre sus estados, los científicos coinciden en que habrá distintos picos regionales y no solamente uno a nivel nacional.

LA DESESCALADA SE ACELERA PESE A QUE LA PANDEMIA NO CEDE

A pesar de esos datos crecientes o estabilizados en tasas aún elevadas, la mayoría de los estados de Brasil, incluso algunos de los más afectados, mantienen una rápida desescalada y retomada de las actividades económicas, con la consecuente relajación de todas las medidas de aislamiento social.

Uno de esos casos es el estado de Sao Paulo, el más poblado e industrializado del país, pero también el más golpeado por el virus.

Este viernes, Sao Paulo llegó a 211.658 contagios y a un total de 12.232 muertos, pero en ambos casos con aumentos diarios cercanos a los más altos que se habían registrado hasta ahora.

Aún así, presionadas por la precaria situación económica de la enorme mayoría de la población, las autoridades han ratificado las medidas que suavizan las cuarentenas, aun cuando se exigen medidas de precaución para aquellas personas que circulen por las calles.

En una situación similar está Río de Janeiro, estado que este viernes registró un número récord de contagios en 24 horas (6.061) para llegar a un total de 93.378, con 8.595 muertes.

Sin embargo, las autoridades de Río de Janeiro también promueven la retomada de todas las actividades económicas e incluso de todos los espectáculos deportivos, lo que incluye al fútbol, que la noche de este jueves volvió a ser jugado, nada menos que en el céntrico estadio Maracaná.

Fue sin público y con medidas de prevención, pero el Flamengo y el Bangú retomaron el Campeonato Carioca, que había sido suspendido en marzo y que continuará ahora el fin de semana, pese a que dos de los equipos más importantes de la ciudad, Botafogo y Fluminense, se oponen a jugar.

Por ahora, ese paso con el fútbol solo ha sido dado en Río de Janeiro, en tanto que los otros estados del país planean mantener suspendidos sus campeonatos al menos hasta el mes próximo.

 

EFE

El diputado chileno Andrés Celis (del partido Renovación Nacional) anticipó cómo surgió el plan de trasladar desde Chile pacientes con coronavirus para que sean asistidos en Mendoza. El país trasandino tiene 180 mil infectados y 3.300 muertos.

“La propuesta nació como una idea, una sugerencia de la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (Sochimi), que fue contando región por región cuál es la cantidad de equipos respiratorios que podían estar siendo utilizados y van proyectando las carencias”, explicó Celis.

Y agregó: “Hoy en día Argentina está en cuarentena total y la capacidad de sus hospitales están en un 30, 40, 50% y hay espacio. Después, cuando nosotros superemos esto, le podremos devolver esta ayuda que ellos nos pudiesen hacer”.

Celis, integrante de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, informó que desde la Sochimi indicaron que “era una buena idea” trasladar a pacientes contagiados a las provincias argentinas más cercanas a Chile, siempre y cuando los gobiernos locales estuvieran de acuerdo. En este sentido, desde el Ministerio de Salud mendocino ya descartaron esa posibilidad.

Fuente: Minuto Uno