fbpx
Colors: Cyan Color

En pleno partido entre Francia y Croacia, cuatro personas vestidas con uniforme de policía irrumpieron en el estadio de Moscú.

El grupo de activistas y música punk de Rusia, Pussy Riot, se atribuyó la invasión en la cancha que realizaron cuatro personas y que interrumpió por unos segundos la final de la Copa del Mundo entre Francia y Croacia.

En otro partido histórico, de película, Novak Djokovic llegó a la gran final en Wimbledon. El dueño de tres títulos en La Catedral (cinco finales), pasó a su 22ª definición de Grand Slam y Nº100 de su carrera.

El serbio, que suspendió con ventaja de 2-1 en sets sobre Rafael Nadal debido al horario nocturno en Londres en la jornada de viernes, le ganó 6-4, 3-6, 7-6 (11-9), 3-6 y 10-8 en cinco horas y 21 minutos de juego.

En las últimas horas lograron sacar a los cuatro menores y al entrenador del grupo que aún estaban en la caverna.

La odisea que mantuvo en vilo a audiencias de todo el mundo, tuvo este martes un final feliz. Los doce chicos de un equipo juvenil de fútbol —con edades que van de los 11 a los 16 años— y uno de sus entrenadores —de 25 años— fueron rescatados después de haber pasado entre 15 y 17 días atrapados en una cámara de una cueva que se inundó (hubo rescates domingo, lunes y martes).

“Dom” pasó su cumpleaños en la gruta, y está pidiendo un nuevo celular, porque el anterior lo dejó ahí.
Se llama Duangpetch Promtep, pero le dicen “Dom”. Este chico de 13 años forma parte del grupo de jugadores de fútbol juvenil que, junto a su entrenador, pasaron entre 15 y 17 días atrapados en una cueva de Tailandia. Cuando todo era incertidumbre, apareció una foto que mostraba a Dom sonriente, envuelto en una frazada, dando esperanzas de que podían salvarse. Y lo hicieron.

Los rescatistas trabajan contra reloj por el pronóstico de lluvias hasta el miércoles. Ya sacaron a 8 de los 12 niños y el entrenador. Avanza el segundo operativo.
Es una carrera contra el tiempo, contra el agua, contra los pronósticos. En definitiva, contra la naturaleza. El dramático operativo de rescate en Tailandia entró en una etapa de amenaza por las fuertes lluvias que se prevén hasta el miércoles.