fbpx

viüMi posteo para medios

Colors: Cyan Color

Mientras este lunes reabren gimnasios, bares y restaurantes, la Iglesia Católica elevó su queja porque solo se autoriza hasta 20 personas por misa. Paraguay es uno de los países menos afectados por el coronavirus, con 1289 casos y 11 muertes.

Paraguay, uno de los países menos afectados por la pandemia de coronavirus, inició este lunes la tercera fase de salida gradual de la cuarentena con una queja de la Iglesia católica, que consideró que la prohibición a que haya más de 20 feligreses por misa constituye una amenaza a la “libertad religiosa”.

“Hoy también vuelven a amenazar la libertad religiosa la corrupción y la necedad del poder”, afirmó el arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, en la homilía de la misa que celebró esta mañana en la catedral de la capital.

Dijo que se trata de “un sector del poder político que se ha corrompido gravemente y quiere someter a la Iglesia con arbitrariedades, con humillaciones, mientras se dedica al robo, a la malversación, al tráfico de influencias hasta niveles exasperantes”.

El prelado rechazó las críticas de quienes juzgan a la Iglesia de “irresponsable” por reclamar un mayor número de asistentes a sus oficios y sostuvo que los pastores y los fieles piden “objetividad, porque la arbitrariedad no tiene nada de ciencia ni comprensión de la verdad”.

Ayer domingo, en un comunicado, el arzobispado de Asunción pidió al gobierno que revisara su decisión de limitar a 20 la cantidad de asistentes a los cultos y permitiera ampliarla, según el diario Última Hora.

“Es preferible recibir cuestionamientos sobre la base de que se está precautelando la vida que porque se disparó el virus”, respondió el viceministro de Salud, Juan Carlos Portillo, según el diario ABC Color.

Mientras tanto, hoy lunes se pondrá en marcha la tercera fase de la “cuarentena inteligente”, como llaman las autoridades paraguayas a la reanudación gradual de actividades tras el confinamiento.

Desde este lunes, las personas podrán concurrir a restaurantes y bares pero solo entre familiares o compañeros de trabajo y no entre amigos, y en principio hasta las 22, salvo que el Ministerio del Interior garantice que puede extender por más horas los operativos de control, informó Portillo.

Asimismo, los comercios deben garantizar que no haya más de seis personas por mesa y registrar los datos de cada cliente, para poder hacer la trazabilidad en caso de que se detecte algún contagio en esos lugares.

También podrán reabrir sus puertas gimnasios y centros de entrenamiento, a los que los clientes podrán concurrir con turnos previamente concertados, certificados médicos y kits de aseo que incluyan barbijos, atomizador con una solución de alcohol a 70%, toallas y botellas de agua, y sólo podrán realizar trabajos individuales.

La ministra de Trabajo, Carla Bacigalupo, estimó que la reapertura de los comercios gastronómicos y de entrenamiento físico permitirán la vuelta al trabajo de entre 30.000 y 40.000 personas.

La funcionaria explicó que si bien esos establecimientos emplean a más de 100.000 personas, “en la práctica los negocios están volviendo de a poco, no al 100% de su personal porque el consumo todavía está bajo”.

Paraguay contabilizaba 1.289 casos confirmados de coronavirus (28 en las últimas 24 horas), de los cuales 11 personas fallecieron (ninguna en el último día) y 650 se curaron tras haberse infectado (tres nuevas), informó esta tarde el ministro de Salud Pública y Bienestar Social, Julio Mazzoleni.

El presidente brasileño criticó a la entidad sanitaria global por promover el cumplimiento de la cuarentena como modo de evitar la propagación del Covid-19 porque, a su criterio, esa medida perjudica económicamente a las naciones.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, acusó este miércoles a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de desarrollar un plan para "quebrar" la economía brasileña al recomendar la cuarentena como método para frenar el avance del coronavirus, un día después de que el Congreso aprobara el uso obligatorio del tapabocas en todo el país, el más golpeado por el brote en América Latina con más de 38.000 muertes.

Hay una enorme cantidad de problemas económicos, se va a llegar a un punto en el que Brasil va a quebrar”, expresó Bolsonaro en Twitter.

Durante el tradicional saludo a sus simpatizantes reunidos a las afueras de la residencia presidencial, Bolsonaro insinúo esta mañana que "hay algo detrás del respaldo a la cuarentena" de la OMS y sugirió que "quiere quebrar a los países", reportó la agencia de noticias ANSA.

"Hay una enorme cantidad de problemas económicos, se va a llegar a un punto en el que Brasil va a quebrar", afirmó el mandatario tras escuchar las penurias económicas manifestadas por sus seguidores.

En un guiño a su homólogo estadounidense Donald Trump, Bolsonaro volvió a amenazar ayer con abandonar la agencia sanitaria de Naciones Unidas, a la que criticó en reiteradas ocasiones por su gestión "ideológica" y "pro China" de la crisis sanitaria.

Desde el inicio de la pandemia, el gobernante minimizó la gravedad de la enfermedad, a la que calificó de "gripecita", rechazó las cuarentenas para priorizar la economía -que igual se desplomó- y hasta desestimó las medidas de distanciamiento social que recomendaba su propio gobierno.

Esta actitud hizo que su gestión de la pandemia fuese mundialmente criticada, y a ella se atribuye en gran parte que Brasil sea el segundo país con más casos en el mundo, detrás solo de Estados Unidos, y el tercero con más muertes, con más de 38.000, detrás de Estados Unidos y Reino Unido.

Pese a esta situación alarmante, Bolsonaro volvió a considerar hoy que el aislamiento es más pernicioso que la pandemia, al provocar una crisis económica por la cual "mucha gente está muriendo de hambre, de depresión, por homicidios".

La contienda con los gobernadores

En ese sentido Bolsonaro , criticó una vez más a los gobernadores que siguen "ciegamente" las recomendaciones de la OMS y rechazan sus llamados a la reapertura económica.

Como parte de un nuevo pulso contra los dirigentes estatales, la residencia y el despacho del gobernador del estado amazónico de Pará, Hélder Barbalho, fueron registrados hoy por la Policía Federal brasileña en el marco de una investigación por irregularidades en una compra de respiradores para pacientes de Covid-19 por más de 10 millones de dólares.

Sin embargo, Barbalho, quien estuvo enfermo de coronavirus pero ya se recuperó, rechazó en sus redes sociales las acusaciones y dijo que actuó "a tiempo" para evitar "daños al erario público".

El gobernador de Pará, uno de los estados más afectados por la pandemia en el país, es el segundo en ser investigado por las autoridades federales por supuesto fraude en su gestión de la pandemia.

El pasado 26 de mayo, la residencia del gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, también fue registrada en el marco de un proceso que investiga una trama de corrupción que supuestamente desvió dinero en la construcción de hospitales de campaña por la crisis de la Covid-19.

Ese mismo día, Bolsonaro advirtió que habría "más investigaciones" que tendrían como blanco algunos gobiernos regionales sospechosos de fraudes en sus licitaciones para combatir el nuevo coronavirus.

Las cifras de la pandemia en Brasil

Según el último reporte oficial, que anoche volvió incluir la totalidad de los datos sobre el brote tras intimar el Supremo Tribunal Federal al Ejecutivo, Brasil es de lejos el país latinoamericano con más infectados y fallecidos, con 739.503 y 38.406, respectivamente.

En un nuevo intento por contener la pandemia, el Congreso aprobó ayer el uso obligatorio de tapabocas en los espacios públicos y medios de transporte de todo el país.

La norma prevé que los 27 estados y las más de 5.500 alcaldías tendrán que cobrar multas, cuyo monto no fue establecido, a las personas que circulen por la vía pública sin barbijo, siempre que se haya garantizado previamente su distribución para personas de bajos ingresos.

La legislación, aprobada por la Cámara baja en una sesión virtual, debe ser ahora promulgada por el presidente.

Brasil registra hasta la fecha más de 750.000 casos positivos de coronavirus y casi 40.000 muertos desde el estallido de la pandemia.

Activistas brasileños cavaron este jueves un centenar de tumbas en la playa de Copacabana, uno de los principales puntos turístico de Río de Janeiro, en una acción de protesta contra la política oficial del gobierno de Jair Bolsonaro frente a la pandemia de coronavirus. Mientras tanto, se espera que hoy los muertos por Covid-19 en todo el país superen los 40.000.

Los activistas de la ONG Río de Paz comenzaron a cavar las tumbas alrededor de las 4 de la mañana en la playa del sur de Río de Janeiro, frente al Hotel Copacabana Palace, y difundieron la intervención al amanecer a través de su cuenta en Twitter.

"Los más necesitados están siendo golpeados de frente, están muriendo, siendo enterrados en tumbas poco profundas", explicó Antonio Carlos Costa, presidente de la ONG, en relación a la impactante protesta que es parte de una serie de intervenciones que esa organización realizó durante las últimas semanas en diferentes puntos del país.

Entre las demandas de Río de Paz está la necesidad de que se provea la asistencia a familias vulnerables durante la crisis del coronavirus, que accedan a un profesional médico a cargo del Ministerio de Salud y una hoja de ruta con objetivos por parte de los gobiernos federal, estatal y municipal para la lucha efectiva contra la pandemia.

Además de las fotos y videos de la acción, la ONG difundió imágenes de cruces y acusaciones entre personas que defendían la acción y quienes la rechazaban y quería retirar las cruces de las fosas comunes montadas en la playa carioca.

Brasil registra más de 750.000 casos positivos de coronavirus y casi 40.000 muertos desde el estallido de la pandemia.

"Se hacen necesario otras medidas de confinamiento bastante duras”, advirtió este miércoles el ministro de Salud Jaime Mañalich, al dar el parte diario.

Chile reportó 192 personas fallecidas en los últimos cuatro días por coronavirus y sumó más de 5.500 nuevos contagiados, informó hoy el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien advirtió que “se hacen necesario otras medidas de confinamiento bastante duras”.

El ministro explicó que de estos 192 fallecimientos registrados en los últimos cuatro días por coronavirus, 19 murieron el lunes, 76 el domingo, 49 el sábado y 48 decesos más fueron el viernes.

En el reporte no se precisó si existieron fallecidos ayer.

En total, el gobierno informó que ya murieron 2.475 en el país por la pandemia.

Recientemente, el gobierno cambió la metodología del conteo de fallecidos recientemente y el ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve, explicó que se trata de “un cruce de aquellos inscritos en el registro civil” con “la base de datos de los exámenes de PCR (pruebas de coronavirus) y se logra una vinculación entre los fallecimientos del registro civil por cualquier causal, que incorpore Covid-19, con aquellos que tienen un PCR (positivo)”.

“Estamos viviendo como país los momentos más difíciles con la evolución de la enfermedad”, acotó Mañalich, por lo que seguidamente anunció que “se hacen necesario otras medidas de confinamiento bastante duras”.

Informó que se renueva la cuarentena total en las 32 comunas (barrios) de la Región Metropolitana, lo que totaliza cinco semanas de aislamiento, y anunció que se sumarán desde este viernes a las 22 los sectores de Peñaflor, Melipilla, Curacaví, Til Til y San José del Maipo, así como también la implementación de un cordón sanitario para la comuna de Pirque.

Mañalich también detalló que entran en cuarentena total las ciudades de Valparaíso, Viña del Mar y el “área urbana” de Pozo Almonte (norteña región de Tarapacá) a partir de este viernes a las 22.

En el caso de Valparaíso, esta medida se da luego de que el alcalde Jorge Sharp solicitara reiteradamente al gobierno la aplicación de la cuarentena, medida que catalogó como “necesaria porque logra efectivamente sacar de la calle a la gente que sale todos los días y llevarla a sus hogares”.

Sharp, en declaraciones a la Radio Duna, criticó el actuar del gobierno respecto a los lugares donde se ha implementado cuarentenas para enfrentar la pandemia, al afirmar que “el llamado es que las razones por las que se toman las decisiones sanitarias sean coherentes, razonables y trasparentes”.

Sobre los enfermos, Mañalich indicó que se presentaron 5.737 nuevos contagiados, de los cuales 5.226 presentaron síntomas y 511 fueron asintomáticos, lo que sumó un total de 148.496 desde que comenzó la pandemia.

Además, el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, informó que hasta el momento existen 1.590 personas hospitalizadas en unidades de terapia intensiva, con 1.354 conectados a ventilación mecánica y 365 casos que están en estado crítico.

El balance lo cerró la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, quien garantizó que “la cadena de abastecimiento está totalmente garantizada” e hizo un llamado a la calma.

Por otra parte, el Colegio Médico de Chile (Colmed), en conjunto con diversas sociedades científicas y facultades de medicina, enviaron una carta al presidente Sebastián Piñera para solicitarle la creación de la “Mesa de Salud Covid-19” que permita “resolver dudas sobre la estrategia sanitaria, comunicar la vivencia de la red y aportar con propuestas para disminuir el impacto de la pandemia”.

La carta, publicada por el Colmed en su página web, explicó que la actual instancia entre las organizaciones sociales y el gobierno, llamada Mesa Social Covid-19, ha tenido “un rol importante”, pero que “no ha sido propicio para la discusión y apoyo de la estrategia sanitaria”, debido a que “la autoridad sanitaria no ha asistido y las inquietudes que hemos llevado a ese espacio no han sido consideradas”.

Calificaron como “necesario y urgente” la creación de esta Mesa de Salud Covid-19 para que los trabajadores de la salud y representantes del mundo científico puedan “aportar con propuestas para disminuir el impacto de la pandemia de nuestro país”.

Chile vive desde el pasado 18 de marzo un Estado de Excepción Constitucional por Catástrofe por 90 días, decretado por el gobierno para atacar la crisis sanitaria generada por el coronavirus.

Tras reconocer que los últimos testeos de coronavirus fueron “más auspiciosos” y permitieron “equilibrar la balanza”, el ministro de Salud Pública de Paraguay, Julio Mazzoleni, anticipó este jueves un posible avance en la cuarentena inteligente. La tercera etapa habilitará comercios, gastronomía y deportes.

A pocas horas de la conferencia de prensa diaria que realiza el Estado vecino, el viceministro de Atención Integral a la Salud y Bienestar Social, Juan Carlos Portillo, confirmó el progreso sanitario en declaraciones al programa Monumental 1080 AM. “Así como estamos arrancaría la fase 3”, dijo.

De hecho, hace algunos días el funcionario descartó la posibilidad de que se extendiera la fase 2, y consideró que era favorable pasar a la fase 3 teniendo en cuenta algunos ajustes adicionales en el marco del protocolo sanitario.

En esta oportunidad, los médicos también se manifestaron a favor de la flexibilización de la cuarentena con insumos garantizados, como equipos de protección personal ante el avance de la pandemia de Covid-19 en Paraguay.

El plan inicial de la siguiente fase de la cuarentena inteligente contempla la apertura de tiendas comerciales con más de 800 metros² y de complejos deportivos sin espectadores, como gimnasios, academias y polideportivos.

Para esta etapa también fue aprobado un protocolo de seguridad para los restaurantes, con la esperanza de que el sector gastronómico pueda operar nuevamente con la atención integral en sus locales desde el 15 de junio. Este rubro se adelanto, ya que su reactivación estaba prevista para la fase 4, que aún no tiene fecha de inicio.

Conforme al patrón de los contagios en el país vecino, el Gobierno paraguayo decidirá sobre el avance o retroceso en las fases a través de determinadas regiones sanitarias.

Fuente: ÚltimaHoraPy.

El médico infectólogo Eduardo Gotuzzo, miembro del comité de expertos del Ministerio de Salud, dijo que el uso de hidroxicloroquina e ivermectina en fases tempranas de Covid-19 y en pacientes con riesgos “puede traer buenos resultados”.

Una autoridad sanitaria de Perú, el octavo país con más casos de coronavirus en todo el mundo, afirmó este miércoles que la hidroxicloroquina es “una alternativa seria y potencialmente efectiva” para tratar de manera ambulatoria a pacientes de esa enfermedad y evitar el colapso de la capacidad de los hospitales, pese a la opinión contraria de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y numerosos expertos.

El médico infectólogo Eduardo Gotuzzo, miembro del comité de expertos del Ministerio de Salud, dijo que el uso de hidroxicloroquina e ivermectina en fases tempranas de Covid-19 y en pacientes con riesgos “puede traer buenos resultados”.

Subrayó que ambos fármacos “son seguros y representan una alternativa seria y potencialmente efectiva”.

La hidroxicloroquina es un derivado de la cloroquina que suele aplicarse a enfermos de malaria y que fue recomendada para su uso en pacientes de coronavirus por algunos expertos y por los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y Brasil, Jair Bolsonaro.

Sin embargo, la OMS y otros especialistas advirtieron que su efectividad en el tratamiento del coronavirus no está comprobada mientras sí lo están algunos efectos secundarios negativos, como arritmias e infartos de miocardio.

Gotuzzo sostuvo que hay 126 estudios sobre hidroxicloroquina registrados en programas internacionales y es “una droga muy útil en enfermedades reumáticas por sus efectos antiinflamatorios”.

Asimismo, agregó que la ivermectina “se emplea en el mundo hace más de 40 años y es la más utilizada después de la aspirina”.

“Estas experiencias internacionales permiten garantizar un alto nivel de seguridad en pacientes ambulatorios”, señaló.

“Los pacientes buscan lugares en hospitales y no tenemos suficientes; por eso recomendamos que, además de las visitas domiciliarias, se abran los centros de salud, las postas y más lugares para que los médicos indiquen, bajo responsabilidad, este tratamiento ambulatorio, así se evita también la automedicación y se tiene una supervisión del paciente”, argumentó Gotuzzo.

Perú contabilizaba 208.823 casos confirmados de coronavirus (5.087 en las últimas 24 horas), de los cuales 5.903 personas fallecieron (165 nuevas), 9.916 estaban internadas (1.065 en terapia intensiva) y 98.031 fueron dadas de alta tras haberse infectado, informó esta tarde el Ministerio de Salud.