fbpx
Colors: Cyan Color

Asimismo, con 25.800 casos confirmados en las últimas 24 horas, acumulaba desde el comienzo de la pandemia 2.733.677 contagios, reportó este domingo el Ministerio de Salud.

Brasil, el segundo país con más contagios y más muertes por coronavirus, reportó este domingo 541 nuevas defunciones y totalizó 94.104, se informó oficialmente.

El parte oficial precisó que 1.883.677 personas ya se curaron, por lo que 755.896 tenían la infección activa, según la agencia de noticias EFE.

Tanto el número de casos como el de fallecimientos registrados en las últimas 24 horas están por debajo del promedio de las últimas jornadas, en que se superaron los 40.000 contagios y los 1.000 decesos.

Eso se debe a que durante los fines de semana se reduce la cantidad de personal dedicado a recopilar los datos, según explicó en reiteradas ocasiones el Ministerio de Salud.

Pese a que la incidencia de la enfermedad crece desde hace semanas en varias regiones del país, casi todos los estados están en pleno proceso de salida de la cuarentena y reanudación de las actividades económicas.

El presidente Jair Bolsonaro, quien recientemente superó el virus, se desplazó este domingo en moto hasta una panadería en Brasilia y, tras fotografiarse con un grupo de simpatizantes, tomó un café en el establecimiento.

Bolsonaro, uno de los mandatarios más escépticos sobre la gravedad del nuevo coronavirus, retomó esta semana los viajes por el país y participó en diversos actos en ciudades del noreste y el sur.

Brasil, el segundo país más afectado en el mundo por la pandemia del nuevo coronavirus después de Estados Unidos, registró en las últimas 24 horas, 23.529 nuevos casos confirmados y 716 muertes por el COVID-19, según divulgó este domingo el Ministerio de Salud.

En su más reciente boletín epidemiológico diario, el Gobierno informó que el total de contagiados ascendió a 2.098.389 personas, mientras que el número de fallecidos se elevó a 79.488 decesos.

Por segundo día consecutivo el número de muertes estuvo por debajo de los 1.000, aunque los fines de semana suele presentarse una relativa reducción porque muchos municipios solo notifican los óbitos y los nuevos contagios a las secretarías regionales de Salud hasta el lunes siguiente.

Brasil, que continúa como uno de los epicentros mundiales de la pandemia, registraba el domingo una tasa de mortalidad 37,8 decesos y una incidencia de 998,5 personas contagiadas por cada 100.000 habitantes, promedios levemente superiores a los del día anterior.

Las datos también muestran que hasta este sábado se han recuperado 1.371.229 pacientes del nuevo coronavirus, lo que supone el 65,3 % del total de infectados en el país de 210 millones de habitantes.

Otros 647.672 pacientes, incluido el presidente de la República, Jair Bolsonaro, se encuentran en acompañamiento médico después de haber dado positivo en las pruebas clínicas.

Los estados de Sao Paulo (415.049 casos confirmados y 19.732 muertes), Río de Janeiro (138.524 y 12.114) -ambos en la región Sudeste- y Ceará (146.972 y 7.178), en la del Nordeste, se mantienen como los más afectados por el patógeno, que comienza a desplazarse hacia las ciudades del interior y para el sur y el centro-oeste.

Ceará, con solo cinco muertes entre sábado y domingo, comenzó a bajar en los últimos días su índice de mortalidad, que aún sigue siendo el más alto del país con el 78,6 por cada 100.000 habitantes y dobla el promedio nacional.

Este lunes comienza a ser probada en 9.000 voluntarios, de más de un millón de candidatos, la vacuna china contra el coronavirus en Sao Paulo, en un acuerdo entre el laboratorio del país asiático Sinovac y el estatal Instituto Butantan, principal centro referente inmunológico del país.

La Nasa lanzó una nueva misión espacial con su rover Perseverance hacia Marte, concebido para buscar rastros de microbios que pueden haber poblado el lugar hace más de 3.500 millones de años. El vehículo lleva también un minihelicóptero que intentará realizar el primer vuelo de un aparato en otro planeta.

El lanzamiento se llevó a cabo en la mañana de este jueves con un cohete Atlas V de United Launch Alliance a las 07H50 (11H50 GMT) de Cabo Cañaveral, en Florida.

Si llega intacto al planeta rojo, el 18 de febrero de 2021, Perseverance será el quinto rover en lograr el viaje desde 1997. Todos fueron estadounidenses hasta el momento, pero China lanzó su primer rover marciano la semana pasada, cuyo aterrizaje está previsto en mayo de 2021.

Marte podría tener tres rovers activos el próximo año, con chino y el estadounidense Curiosity, que ha recorrido 23 km en el planeta desde 2012.

“No hay duda, es un desafío”, dijo este miércoles Jim Bridenstine, el administrador de la Nasa, a propósito de la misión. “No hay otra forma de decirlo, no es sencillo. Y es muy arriesgado desde el punto de vista de las posibilidades de éxito. Dicho esto, sabemos cómo aterrizar en Marte, ya lo hemos hecho ocho veces”.

Helicóptero a bordo

El nuevo rover, construido en el mítico Jet Propulsion Laboratory de la Nasa en la ciudad californiana de Pasadena, es una versión mejorada de Curiosity: sus seis ruedas son más fuertes, es más rápido, más inteligente y puede autopilotarse 200 metros cada día.

El vehículo mide tres metros de largo, pesa una tonelada, tiene 19 cámaras, dos micrófonos -una novedad- y un brazo robótico de dos metros. Un generador de plutonio cargará sus baterías.

Una vez en Marte, la Nasa intentará hacer despegar el helicóptero Ingenuity, de 1,8 kilos, en el aire marciano, denso como el 1% de la atmósfera terrestre. El objetivo es demostrar que es posible ampliar la exploración humana en el planeta rojo y tener otra visión ampliada que puede servir para el desplazamientos de los robots autónomos.

La NASA está muy interesada en la exploración planetaria aérea, ya que los rovers sólo pueden recorrer unas decenas de kilómetros en toda su vida útil y son vulnerables ante las dunas y otros relieves, aunque Perseverance podrá escalar obstáculos de 40 cm de alto. Un primer dron (Dragonfly) será enviado en 2026 a Titán, la mayor luna de Saturno.

La misión principal del robot de la NASA consistirá en buscar rastros de vida pasada. Los científicos creen tener pruebas de que, hace más de 3.000 millones de año, Marte era más caluroso y estaba cubierto de ríos y lagos, unos ingredientes que hicieron nacer los microbios en la Tierra. Luego, el planeta rojo se volvió frío y seco, por motivos que los astrónomos aún desconocen.

Perseverance recogerá también una treintena de muestras de rocas en tubos, que una futura misión conjunta de Estados Unidos y Europa recuperará y llevará a la Tierra no antes de 2031.

La prueba indiscutible de una vida pasada en Marte, si de verdad la hubo, no se confirmará probablemente antes del análisis de esas muestras en la próxima década, dijo el martes Thomas Zurbuchen, el jefe científico de la Nasa.

¿Qué vida?

“Buscamos seguramente una forma de vida muy primitiva, no formas avanzadas como osamentas o fósiles de helecho”, explicó Ken Farley, científico del proyecto en la Universidad Caltech.

La Nasa tiene previsto hacer aterrizar Perseverance en el cráter de Jezero, formado hace unos 3.500 millones de años, y más precisamente en un lugar parecido a un delta.

Esos accidentes geográficos se forman cuando los ríos depositan sedimentos en su desembocadura. “Los deltas son lugares magníficos para preservar materias orgánicas y otros tipos de biofirmas”, dijo Tanja Bosak, integrante del equipo científico de la misión y miembro del MIT.

La ventaja de Marte, a diferencia de la Tierra, es que la corteza no se renueva constantemente por el movimiento de las placas tectónicas. En la Tierra es muy difícil encontrar terrenos intactos desde hace 3.000 millones de años.

“Marte preserva en su superficie una geología increíblemente compleja y diversificada”, dijo Lori Glaze, jefa de los programas de exploración planetaria de la Nasa. Toda la historia del planeta quedó grabada en su superficie.

Más de 350 geólogos, geoquímicos, astrobiólogos, expertos en la atmósfera y otros científicos del mundo entero participan en la misión, que durará por lo menos dos años, y seguramente mucho más tiempo, dada la gran resistencia de los rovers anteriores.

John Lewis falleció este viernes a los 80 años por un cáncer de páncreas. Fue un líder del movimiento por los derechos civiles en los Estados Unidos.

La pérdida de Lewis generó un aluvión de homenajes de ambos partidos que contrastó con la tibia reacción del presidente estadounidense, Donald Trump.

Por su parte, el expresidente Barack Obama; el virtual candidato demócrata a la Presidencia de EE.UU., Joe Biden; y numerosos políticos del Partido Republicano emitieron comunicados para ensalzar a Lewis, un histórico congresista afroamericano y demócrata.

Esta es la tercera prueba al presidente de Brasil desde que se confirmó que contrajo el COVID-19 el pasado 7 de julio. Desde entonces, permanece aislado en el Palacio de la Alvorada. El mandatario permanece aislado en el Palacio de la Alvorada.

En un comunicado, el Gobierno informó que el estado de salud del jefe de Estado sigue “en buena evolución”.

“El presidente Jair Bolsonaro sigue gozando de buena salud, y está acompañado por el equipo médico de la Presidencia de la República. La prueba realizada por el presidente ayer (21 de julio) mostró un resultado positivo”, manifestó Planalto.

El martes por la tarde, el mandatario estaba ansioso a la espera de que el test diera negativo para así retornar su agenda pública. Tenía planeado viajar sobre el fin de semana al estado de Piauí junto al senador Ciro Nogueira. Ahora deberá seguir guardando cuarentena.

Bolsonaro volvió a conversar ayer con un pequeño grupo de partidarios que se acercó hasta la residencia oficial de la Presidencia para asistir a la ceremonia en la que es arriada la bandera nacional.

Separado de unas treinta personas que lo aguardaban para darle ánimo, el jefe de Estado brasileño hizo unos pocos comentarios y se mostró saludable, aunque aclaró que su “vuelta a la normalidad” dependía del resultado del nuevo examen de COVID-19.

“Si Dios quiere será negativo”, había dicho el martes el presidente, separado de sus seguidores por un pequeño canal de agua de unos tres metros de ancho y acompañado por unas pocas personas, entre quienes estaba el senador Flavio Bolsonaro, el mayor de sus tres hijos que actúan en política.

Bolsonaro ha repetido ese encuentro a distancia con los pequeños grupos que se congregan ante su residencia oficial desde el sábado pasado, y en cada ocasión ha intentado mostrar que se encuentra en buen estado, lo que ha atribuido en buena medida a la cloroquina.

Desde que dio positivo de coronavirus, y según ha explicado por prescripción de los médicos militares que lo atienden, Bolsonaro ha sido tratado con el polémico antipalúdico, cuya real eficacia contra el coronavirus es puesta en duda por la comunidad científica.

El gobernante, que desde el propio inicio de la pandemia se ha negado a aceptar su verdadera gravedad y alcance, había sido sometido la semana pasada a un nuevo análisis y volvió a dar positivo, por lo que los médicos decidieron prolongar su confinamiento.

Brasil es uno de los dos países más afectados en el mundo por la pandemia, solamente por detrás de Estados Unidos, y de acuerdo a los últimos datos oficiales ya supera las 80.100 muertes y acumula más de 2,1 millones de casos confirmados.

Bolivia marcó un nuevo récord diario de casos confirmados de COVID-19 con 1.938, mientras el país se mantiene según distintos estudios entre los más afectados por la enfermedad.

El total de casos positivos alcanza los 54.156 y los fallecidos por el nuevo coronavirus son 1.984, de acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud.

 

 

EFE

Most Read