fbpx
Colors: Cyan Color

La concentración, fuertemente vigilada por las fuerzas del orden, se desarrollaba en un ambiente tranquilo, a pesar de algunos silbidos, bengalas de humo y cánticos hostiles contra la policía y Macron.

Miles de “chalecos amarillos” manifestaron este sábado en París y en varias ciudades de Francia, tres meses después del nacimiento de este movimiento de protesta social que persiste. El ministerio de Interior estimó en 41.500 los manifestantes en todo el país, de los cuales 5.000 en París, cifra inferior a la de la semana anterior.

Durante la Audiencia General de este miércoles 13 de febrero, el Papa Francisco afirmó que “en el diálogo con Dios no hay espacio para el individualismo”, porque “la oración cristiana es diálogo”.
 
En su catequesis pronunciada en el Aula Pablo VI del Vaticano, Francisco destacó que “hay una ausencia impresionante en el texto del Padrenuestro. Falta una palabra que, en nuestros tiempos, quizás siempre, todos tienen en gran consideración: falta la palabra ‘yo’. Jesús enseña a rezar teniendo en los labios, principalmente, el ‘tú’, porque la oración cristiana es diálogo”.
 
Así, citó como ejemplo algunos fragmentos del Padrenuestro: “santificado sea tú nombre, venga a nosotros tú reino, hágase tú voluntad”.
 
“Y luego”, insistió el Papa, “pasa al ‘nosotros’. Toda la segunda parte del Padrenuestro se conjuga en la primera persona del plural: ‘danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, no nos dejes caer en la tentación, líbranos del mal’”.
 
De esta manera se comprueba que “las preguntas más elementales del hombre, como la de la de tener comida para saciar el hambre, son todas en plural”, porque “en la oración cristiana, nadie pide el pan para sí mismo: lo suplica para todos los pobres del mundo”.
 
“No hay espacio para el individualismo en el diálogo con Dios”, insistió. “No hay ostentación de los problemas personales como si fuésemos los únicos en el mundo que sufren. No hay oración elevada a Dios que no sea oración de una comunidad de hermanos y hermanas”.
 
El Santo Padre continuó: “En la oración, un cristiano lleva todas las dificultades de las personas que viven a su lado: cuando llega la noche, narra a Dios los dolores que se ha encontrado durante el día; pone ante Él muchos rostros, amigos y también hostiles; no los deja como distracciones peligrosas”.
 
“Si uno no se da cuenta de que a su alrededor hay mucha gente que sufre, si no se compadece por las lágrimas de los pobres, si es indiferente, entonces eso significa que su corazón es de piedra. En ese caso es necesario suplicar al Señor que nos toque con su Espíritu e intensifique nuestro corazón”.
 
Por otro lado, el Pontífice también explicó que Jesús dijo que “cuando recéis, guardaos en el silencio de vuestro cuarto, retirados del mundo, y dirigíos a Dios llamándolo ‘Padre’”.
 
Señaló que “Jesús quiere que sus discípulos no sean como los hipócritas que rezan de pie, alzados en las plazas para ser admirados por la gente. La verdadera oración es la que se hace en el secreto de la conciencia, del corazón, inescrutable, visible sólo a Dios. Esa oración escapa de la falsedad, porque con Dios es imposible fingir”.
 
Sin embargo, “aunque la oración del discípulo permanezca confidencial, nunca se queda en el intimismo. En el secreto de la consciencia, el cristiano no deja el mundo fuera de la puerta de su habitación, pero lleva en el corazón las personas y las situaciones”.
 
El Papa terminó su catequesis recordando que “santos y pecadores, somos todos amados por el mismo Padre. Y al atardecer de la vida seremos juzgados del amor. No un amor sentimental, sino compasivo y concreto, según la regla evangélica: ‘Todo aquello que hayáis hecho a uno solo de estos hermanos míos más pequeños, me lo habéis hecho a mí’”.
 
Fuente: ACI PRENSA

Venecia, ciudad de ensueño en Carnaval... Una luna cabalga onírica sobre los canales y una carabela se adentra en el negro cielo oceánico...
 
Es el tradicional desfile acuático de Carnaval, la ciudad que se hunde, saca a flote los deseos con imaginación.
 
Venecia abre la fiesta, antes de despedirse de la carne, con magia, disfraces y acrobacias a orillas del canal.
 
Tras la carnavalada de la noche del sábado, los miles de visitantes seguirán con frenesí otras procesiones de góndolas con máscara o antifaz, ya que aquí todo el mundo se disfraza.
 
Fuente: EURONEWS

El Vaticano decidirá esta semana el destino del excardenal estadounidense, Theodore McCarrick por las acusaciones de abuso sexual.
 
Todo apunta a que McCarrick, de 88 años, será expulsado del sacerdocio lo que le convertiría en la figura de más alto perfil de la Iglesia Católica en recibir este castigo en las últimas décadas.
 
En julio del año pasado perdió el título de cardenal, algo que no ocurría desde hacía cien años.
 
El papa Francisco quiere que el caso se resuelva antes del 21 de febrero, cuando las iglesias católicas de todo el mundo se reunirán en el Vaticano para abordar la crisis mundial de abusos sexuales en el seno de la Iglesia.
 
 
Fuente: Euro News

La Congregación para la Doctrina de la Fe condenó al excardenal y exarzobispo de Washington, Theodore Edgar McCarrick, por abusos sexuales a menores y adultos con agravante de abuso de poder y lo ha despojado de su condición de sacerdote de la Iglesia Católica.
 
Así se señala un comunicado de la Congregación vaticana difundido este sábado 16 de febrero por la Sala de Prensa de la Santa Sede en el que se indica que el decreto conclusivo y condenatorio del proceso penal contra McCarrick finalizó el pasado 11 de enero.
 
En el comunicado se señala también que el Papa Francisco ha reconocido la naturaleza definitiva de la condena por lo que no cabe ningún posible recurso contra ella por parte de excardenal McCarrick, de 88 años de edad, que sirvió como Obispo Auxiliar de Nueva York, Obispo de Metuchen, Arzobispo de Newark y Arzobispo de Washington.
 
“Con fecha del 11 de enero de 2019, el Congreso de la Congregación para la Doctrina de la Fe emitió el decreto conclusivo del proceso penal contra Theodore Edgar McCarrick, Arzobispo Emérito de Washington, D.C, por medio del cual el acusado es declarado culpable de los siguientes delitos cometidos como sacerdote: insinuaciones en la confesión y violación del Sexto Mandamiento del Decálogo con menores y adultos, con el agravante de abuso de poder, por lo que se le ha impuesto la pena de la dimisión del estado clerical”, señala el comunicado de prensa de la Congregación.
 
 
Además, en el comunicado se informa de que el pasado miércoles 13 de febrero la Congregación estudió las alegaciones presentadas por McCarrick , sin embargo, confirmó la condena: “El 13 de febrero de 2019 la Sesión Ordinaria (Feria IV) de la Congregación para la Doctrina de la Fe ha examinado los argumentos presentados en el recurso del recurrente y ha decidido confirmar el decreto del Congreso”.
 
“Esta decisión ha sido notificada a Theodore McCarrick en fecha del 14 de febrero de 2019. El Santo Padre ha reconocido la naturaliza definitiva, con norma de ley, de esta decisión, la cual adopta la forma res iudicata, es decir, no sujeta a posteriores recursos”, finaliza el comunicado.
 
Las denuncias contra McCarrick se remontan al año 2004, cuando el Cardenal Donald Wurel, Arzobispo Emérito de Washington D.C., recibió una queja del exsacerdote de la Diócesis de Metuchen Robert Ciolek por “conducta inapropiada” de McCarrick, quien fue obispo de dicha Diócesis desde 1981 hasta 1986.
 
En esa queja se informaba sobre otros incidentes de abuso sexual, como uno relacionado con un sacerdote de Pittsburgh. En aquel tiempo Wuerl era Obispo de Pittsburgh.
 
El 20 de junio de 2018, la Arquidiócesis de Nueva York anunció que había considerado creíble una acusación de abuso sexual de un menor contra McCarrick, quien se desempeñó como sacerdote en Nueva York en la década de 1970.
 
 
Los informes de los medios posteriormente revelaron denuncias contra McCarrick por haber abusado sexualmente en serie, de al menos dos muchachos adolescentes, y que había participado en conducta sexual coercitiva con sacerdotes y seminaristas durante décadas.
 
El Cardenal Wuerl escribió en una carta del 21 de junio dirigida a su diócesis que estaba “conmocionado y entristecido” por las denuncias contra McCarrick, su predecesor como Arzobispo de Washington.
 
En la misma carta, el Purpurado afirmó que “no se hizo ningún reclamo, creíble o de otro tipo, contra el Cardenal McCarrick durante su tiempo en Washington”.
 
Fuente: ACIPRENSA

El especialista atribuyó el comportamiento a seres inteligentes, por lo que sus colegas no lo perdonan.

Avi Loeb es director del departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard (EE.UU.). En el marco de lo que llama "modestia cósmica", que hace referencia a la arrogancia de creer que el ser humano está solo en el universo, el especialista insiste con su hipótesis de que el asteroide Oumuamua podría estar controlado por "seres inteligentes". Esta idea le valió el repudio de sus colegas.