fbpx
Colors: Cyan Color

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, destacó que será el periodo de duelo más prolongado de la reciente etapa democrática de España.

El gobierno español declaró hoy martes diez días de luto oficial a partir de mañana por las víctimas del coronavirus, tras haber logrado controlar uno de los peores brotes a nivel mundial, que hasta el momento provocó 26.834 muertos, según los últimos datos oficiales.

Durante el período de duelo, que comenzará a las cero horas del 27 de mayo y se extenderá hasta el las cero horas del 6 de junio, ondearán a media asta la banderas de los edificios públicos y buqués de Armada, informó el Ejecutivo español en un comunicado.

"10 días, el luto más largo de nuestra democracia, con los que mostramos todo nuestro dolor y rendimos reconocimiento a quienes han fallecido. Su recuerdo permanecerá siempre con nosotros", dijo a través de Twitter el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

El líder socialista había adelantado el sábado que el luto comenzaría el martes, pero el Consejo de Ministro aprobó que sea a partir de mañana.

“Ocho de cada 10 fallecidos eran mayores de 70 años. Fueron los que lograron sacar a España adelante y trabajaron para sentar las bases del Estado social. Honraremos su memoria con un gran acto presidido por el Jefe del Estado", explicó por su parte la vocera del Ejecutivo, María Jesús Montero, tras la aprobación del decreto.

Además del homenaje a cargo del rey Felipe VI, también se realizarán otras conmemoraciones.

Montero también aseguró que "el acuerdo de los grupos políticos puede ser la mejor manera de honrar la memoria de los fallecidos", refiriéndose a los planes del Ejecutivo de forjar un gran pacto para la reconstrucción económica del país tras la crisis del coronavirus, que hundió la actividad económica.

El luto se inicia una vez que todo el territorio español avanzó en la relajación del estricto confinamiento impuesto a la población bajo el estado de alarma decretado el 14 de marzo, cuando el coronavirus avanzaba de forma descontrolada y se habían registrado ya 120 muertes y más de 4.200 contagios.

Dos meses y medio después, España contabiliza 26.834 muertos por Covid-19, luego de que ayer el Ministerio de Sanidad corrigiera a la baja el registro por duplicidades o casos no confirmados, descontando casi 2.000 fallecidos.

Hasta el momento, el brote local de coronavirus afectó a un total de 235.400 personas.

 

Al anunciar el luto oficial, Sánchez aseguró que la sociedad española superó la "peor calamidad sanitaria del último siglo", y que las víctimas merecen que su memoria perdure en un homenaje mayor de "convivencia y concordia".

La decisión de iniciar el duelo coincide con el aumento de la tensión política entre el gobierno de coalición progresista que encabeza Sánchez y la oposición de derecha y extrema derecha por la extensión del estado de alarma que rige en España.

El fin de semana pasado, el partido ultraderechista Vox, que también acusa al gobierno de mentir respecto a la cifra real de muertos por la Covid-19, lanzó a sus simpatizantes a la calle para pedir al renuncia del Ejecutivo.

La extrema derecha y el conservador Partido Popular (PP) elevaron su tono contra el gobierno, después de que los socialistas y Unidas Podemos (UP) pactaron con los independentistas vascos de Bildu su abstención en la votación de la última prórroga del estado de alarma.

América del Sur "se está convirtiendo de cierto modo en el nuevo epicentro" de la pandemia de coronavirus, dijo este viernes el director del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan.

"Vemos muchos países sudamericanos que tienen una cantidad de casos en aumento y hay gran preocupación en estos países, pero el más afectado es Brasil", dijo el alto responsable de la lucha internacional contra la COVID-19 en una rueda de prensa virtual.

Brasil tiene más de 310.000 casos confirmados de coronavirus y ha superado las 20.000 muertes.

De acuerdo a las estadísticas oficiales que maneja la OMS, los casos en el continente americano totalizan 2,22 millones, de los cuales 1,53 millones corresponden a Estados Unidos y 80.500 a Canadá.

Después de Brasil, el país con más personas infectadas en Sudamérica es Perú, que con 104.000 casos (según las cifras consolidadas de la OMS, que las autoridades nacionales elevan a 108.000) es la duodécima nación más afectada del mundo.

En relación a Brasil, país en el que centró sus comentarios, Ryan sostuvo que la OMS no respalda la decisión del Gobierno brasileño de utilizar la cloroquina y la hidroxicloroquina para el tratamiento de la COVID-19 debido a que no hay pruebas científicas que establezcan que es un medicamento seguro y eficaz contra esta enfermedad.

"Las evidencias clínicas no respaldan el uso de este medicamento y no se recomienda al menos hasta que no se tengan los resultados claros de los ensayos clínicos", comentó.

Agregó que las investigaciones de la oficina regional de la OMS para América, conocida como Organización Panamericana de la Salud (OPS), tampoco han llegado a conclusiones que permitan recomendarla.

El Ministerio de Salud de Brasil publicó este miércoles, por indicación del presidente Jair Bolsonaro, un protocolo para el tratamiento de pacientes con coronavirus, que ampara el uso de la cloroquina y de la hidroxicloroquina en casos leves.

La cloroquina es un medicamento ampliamente conocido como antipalúdico y para tratar enfermedades reumáticas, y la hidroxicloroquina es su derivado (tienen los mismos componentes), pero se considera que es mejor tolerado.

Ambos forman parte del grupo de fármacos que se están investigando en numerosos países como posibles curas para la COVID-19.

EFE

La pandemia global de coronavirus golpea duramente al mundo entero, pero mientras en algunas zonas del planeta varios países comienzan el lento camino hacia una “nueva normalidad”, sobre todo en Europa, Brasil ha pasado a ser el epicentro del virus en América Latina.

El país sudamericano sufre los embates de la pandemia, y todo debido no solo a la gran cantidad de habitantes que tiene, sino fundamentalmente por el desinterés marcado y evidente del presidente brasileño Jair Bolsonaro a la hora de aplicar medidas tendientes a evitar una mega propagación que, finalmente, llegó de manera implacable.

Brasil ha superado este sábado los 20.000 casos de contagio y es el lugar con más fallecidos. La población en general reclama cada día que el Gobierno reaccione de una vez para impedir que la cifra de muertes se dispare aún más. Todavía no hay respuestas, y tal vez nunca lleguen de parte de Bolsonaro.

Con este marco, desalentador, Brasil asiste diariamente a escenas que nunca jamás nadie creyó ver.

Los entierros masivos y el poco espacio para colocar a los muertos son la pintura más dramática de Brasil por estos días.

Fuente: Diario 26

Registró 1.188 de muertos este jueves y se duplicó la marca en 12 días.

Brasil registró en las últimas 24 horas 1.188 muertes por coronavirus, lo cual elevó la cantidad de decesos a 20,047 desde el inicio de la pandemia, mientras el total acumulado de infectados ascendió a 310.087, informó hoy el Ministerio de Salud.

Brasil batió un récord de muertes diarias pero también superó la marca de los 20.000. El 9 de mayo se registraron los 10.000 decesos, es decir que esa cifra se duplicó en 12 días en el principal socio comercial de la Argentina.

Fueron 18.508 los casos reportados en las últimas 24 horas. El Ministerio de Salud informó que el 60 por ciento de los municipios se encuentran afectados por casos de coronavirus y que la enfermedad se está trasladando hacia el interior de los estados.

El caso más grave sigue siendo el del estado de San Pablo, donde se registró el primer caso el 26 de febrero. San Pablo tiene 5.558 muertes y 73.739 casos, seguido por Río de Janeiro, con 3.412 fallecidos.

La marca de 20.000 fallecidos fue superada en momentos en que el gobierno de Brasil, por orden el presidente Jair Bolsonaro, liberó el remedio cloroquina, usado para lupus y malaria, a disposición de los pacientes de la Covid-19, pese a que no existe comprobación cientifica de su efectividad.

A través de su cuenta oficial de Twitter, el ministro Julio Mazzoleni, informó sobre el reporte diario de los casos de coronavirus en el país. En total se realizaron 937 muestras y 12 dieron positivo al Covid-19.

De los nuevos positivos, 11 casos corresponden a contagios dentro de los albergues y uno es considerado con nexo. Todos se encuentran actualmente en aislamiento, según precisó el secretario de Estado.

Respecto a los recuperados, este sábado suman 34 más y el total asciende a 298. Mientras la cantidad de internados es de siete.

Hasta la fecha son 850 los casos positivos de Covid-19 en Paraguay y 11 es la cifra de fallecidos.

De momento, en el Departamento de Caaguazú es donde se registran más casos. Central ocupa el segundo lugar en la lista. El promedio de edad de confirmados es de 28 años y un 70% se da en hombres.

Desde el próximo lunes 25 de mayo se pondrá en marcha la fase dos de la cuarentena inteligente, con lo que los centros comerciales y shoppings podrán reabrir sus puertas.

Si bien en su mayoría los casos nuevos provienen del extranjero, Salud aún está con temor de un rebrote en circulación comunitaria en los próximos meses, por lo que se insta a redoblar los cuidados.

Fuente: Última Hora.

La comunidad médica brasileña y mundial repudió la medida, que hasta ahora estaba prescripta para casos graves de enfermos de coronavirus en nivel avanzado.

Brasil impuso hoy miércoles, luego de 18.000 muertos en poco más de dos meses, la mayor bandera del presidente Jair Bolsonaro contra la pandemia de coronavirus: reglamentar el uso de cloroquina, un remedio para la malaria preexistente a esta emergencia, a los enfermos de Covid-19, una solución que el propio mandatario admitió que no tiene base científica.

Sin médicos que lo firmen como ocurre habitualmente, el Ministerio de Salud de Brasil publicó hoy un protocolo por el cual permite la aplicación de cloroquina e hidroxicloroquina siempre y cuando el paciente sepa que puede morir o tener efectos colaterales graves.

La bandera de la cloroquina se ha tranformado en la del bolsonarismo, contra ciencia y marea y ganó impulso cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que, asintomático, tomaba pastillas de hidroxicloriquina como una suerte de prevención.

El presidente aprovechó esta medida contra la "guerra" al virus, según dijo, para confirmar en el cargo de ministro de Salud al interino, general Eduardo Pazuello, un especialista en logística que de esta forma reemplazará al renunciado Nelson Teich, un oncólogo que se negó a firmar el protocolo a favor de la liberalización de la cloroquina.

La comunidad médica brasileña y mundial repudió la medida, que hasta ahora estaba prescripta para casos graves de enfermos de coronavirus en nivel avanzado.

"Todavía no existe comprobación científica pero está siendo usada con controles en el mundo. Estamos en Guerra. Peor que ser derrotado es sentir vergüenza de no haber luchado. Dios bendiga a nuestro Brasil", escribió Bolsonaro en Twitter.

Bolsonaro confirmó al general Pazuello como ministro, el décimo de los 23 del gabinete. El militar hizo hoy cuatro nombramientos y elevó a 13 los uniformados que ganaron altos cargos en la estructura de salud.

La falta de acuerdo para la liberación en el Sistema Único de Salud de la hidroxicloroquina y la cloroquina fueron parte de las crisis que terminaron en la salida de la cartera sanitaria en menos de un mes de los ministros Luiz Mandetta y Nelson Teich.

La cloroquina "es una esperanza, como relataron muchos de los que la usaron", escribió hoy Bolsonaro en las redes sociales, y agregó que Brasil, el país con más casos y contagios de coronavirus de América Latina, sufre "días difíciles".

"Lamentamos a los que nos dejaron", afirmó Bolsonaro, luego de que anoche, al hablar con un periodista de un blog oficialista, ironizara sobre el uso del remedio, tras superarse la barrera de los 1.000 muertos por día. "La cloroquina es de derecha" dijo, jocoso.

El presidente se niega a aplicar las cuarentenas que llevan adelante estados y municipios y apostó por la bandera de la cloroquina.

Bolsonaro mandó a los laboratorios del Ejército a fabricar la sustancia antipalúdica para la Covid-19.

El nuevo protocolo publicado por el Ministerio de Salud dice que el remedio puede usarse de consenso entre paciente y médico en la red pública.

El paciente debe firmar un documento de compromiso en el que se admite que "no existe garantía de resultados positivos porque no hay estudios demostrando beneficios clínicos".

La hidroxicloroquina fue usada en Brasil en casos graves de Covid-19 aliada a otros remedios como el antibiótico azitromicina.

El protocolo carece de consenso desde la Organización Mundial de la Salud hasta los científicos que trabajan para el Estado brasileño, sea en los laboratorios y centro de investigación públicos como en las universidades.

"El gobierno no puede someter a la población al riesgo adicional de un tratamiento sin garantías de seguridad y eficacia. No hay evidencias científicas favorables que respalden el uso de la cloroquina y de la hidroxicloroquina en cualquier nivel de Covid-19. Hay estudios que demuestran que puede asociarse (el remedio) a eventos más graves y con mayor letalidad", dice el comunicado de los científicos.

El documento está firmado por científicos y médicos de la Fundación Oswaldo Cruz, principal referencia pública en investigación, la Universidad Federal de Río de Janeiro, la Academia Nacional de Medicina, Universidad de Amazonas, y el Instituto de Biomédica de la Universidad de Sao Paulo (USP).

En el terreno, en la lucha contra el contagio, la ciudad de San Pablo tuvo el primer feriado para intentar disminuir la aglomeración de la población, que seguirá hasta el viernes.

"No queremos llegar a declarar el lockdown, pero si no llegamos a los niveles de confinamiento exigidos, vamos a tener que hacer el bloqueo total", dijo hoy el gobernador paulista, Joao Doria.

El intendente de San Pablo, Bruno Covas, afirmó que la ciudad podría entrar en colapso en breve sin confinamiento.

Epicentro de Covid 19 en Brasil, el estado de San Pablo admitió hoy, durante un llamado a licitación para alquilar 1.500 camas de terapia intensiva y otras 3.000 regulares en el sistema privado, que el colapso en esta región se dará en "tres semanas".

San Pablo inauguró hoy el cuarto hospital de campaña: está ubicado en la mayor favela de la ciudad, llamada Heliópolis.

En Río de Janeiro, segundo foco de la epidemia en Brasil, el gobernador Wilson Witzel dijo que prevé que la actividad comience a retomarse en junio, con la economía funcionando en agosto.

Brasil, el tercer país con más casos confirmados de coronavirus en todo el mundo, contabilizaba 291.579 contagios (19.951 en las últimas 24 horas, nuevo récord diario) y 18.859 muertes por la enfermedad (888 nuevas), informó esta noche el Ministerio de Salud.