fbpx
Colors: Cyan Color

El balance de la epidemia de neumonía viral en China ha aumentado a 106 muertos y casi 1.300 nuevos casos confirmados, anunciaron este martes las autoridades.

Las autoridades sanitarias de la provincia de Hubei (centro), donde comenzó la epidemia, afirmaron que el virus había causado 24 muertos más e infectado a otras 1.291 personas, lo que eleva el número de pacientes confirmados a más de 4.000 en toda China.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este lunes que no está claro si el virus es contagioso durante su período de incubación, antes de que aparezcan los síntomas.

Además de China, el virus infectó también a unas decenas en otros países, como Francia y Estados Unidos.

En un informe reciente sobre este nuevo virus, bautizado 2019nCoV, la agencia de la ONU estima que su período de incubación es de dos a diez días.

“Comprender cuándo los pacientes infectados pueden transmitir el virus es esencial para controlarlo mejor”, estima la OMS.

Pero la organización todavía no ha confirmado algunas afirmaciones de las autoridades chinas que sostienen que las personas infectadas pueden contagiar a otras antes de que aparezcan los primeros síntomas de fiebre o de problemas pulmonares.

"Se necesita una información epidemiológica detallada sobre muchas más personas infectadas con este virus para determinar el período de infección de 2019nCoV, y en particular el asunto de si su transmisión puede tener lugar en personas que no muestran síntomas o durante el período incubación" del virus, dijo la OMS.

En los últimos días, la OMS escribió en sus informes que el riesgo era “muy alto en China, alto a nivel regional y moderado a nivel internacional”, pero más tarde el director de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció en los medios de comunicación que el riesgo era “elevado” a nivel internacional. Como consecuencia de ello, la organización corrigió sus informes sobre la situación.

El nuevo virus chino preocupa a las autoridades sanitarias porque recuerda a un virus anterior, el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), también aparecido en China y transmitido por animales, que causó cientos de muertos en China y en Hong Kong entre 2002 y 2003.

El nuevo virus apareció en un mercado de Wuhan, en China, donde unos animales lo transmitieron a los seres humanos, pero desde entonces se ha propagado entre personas sin que se sepa exactamente cómo.

El número de muertos por la epidemia de neumonía viral en China aumentó a 80, luego de que 24 personas murieran en la provincia de Hubei, epicentro del contagio.

En esta región se registraron 371 nuevos casos de coronavirus, lo que eleva el saldo de casos confirmados a más de 2300 en todo el país, según cifras oficiales.

Mientras tanto, el país asiático busca desarrollar una vacuna para combatir este germen que ya se convirtió en una preocupación internacional. «Comenzamos a trabajar después de lograr aislar con éxito la primera cepa del virus», explicó el científico Xu Wenbo, del Centro de Prevención y Control de Enfermedades.

La noticia llega en un momento en el que China está ampliando las medidas de prevención para evitar la propagación del virus, como el cierre de los accesos a la localidad suroriental de Shantou o la suspensión del servicios de los autobuses interprovinciales en Beijing, Tianjin, Xian y en la provincia de Shandong.

Entre los esfuerzos de prevención figura también la compra masiva de mascarillas, ya que se cree que la forma primaria de transmisión es a través de las vías respiratorias.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, viajó hacia Pekín para brindar su apoyo. «Estamos trabajando sin parar para ayudar a China en este difícil momento, y mantenemos el contacto cercano con países afectados», expresó a través de su cuenta de Twitter.

Según el director general, con este viaje la OMS busca recopilar información sobre las últimas novedades en la lucha contra la epidemia y «fortalecer nuestra asociación con China para dar mayor protección contra este brote».

Por otra parte, el Departamento de Estado norteamericano indicó que contratará vuelos de Wuhan a San Francisco para su personal consular y otros ciudadanos estadounidenses de la ciudad. En tanto, las autoridades de París cancelaron como medida preventiva la celebración del Año Nuevo chino en esa ciudad, donde están internados dos de los tres pacientes afectados en Francia por el coronavirus. Y anunciaron que les ofrecerán a sus ciudadanos instalados en Wuhan la posibilidad de repatriarse.

La preocupación por el brote alcanzó al papa Francisco, que expresó hoy su solidaridad y cercanía a las personas afectadas. «Deseo permanecer cercano y rezar por las personas enfermas por el virus que se ha difundido por China», aseguró con un mensaje pronunciado al finalizar el rezo del Ángelus este domingo en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Las autoridades chinas decidieron este miércoles cerrar todos los transportes en Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes donde comenzó el brote de neumonía que hasta el momento ha dejado al menos 17 muertos, e impedir cualquier salida de la ciudad “sin razones especiales”. Luego, Huanggan y Ezhou, en la misma provincia, también se sometieron a la cuarentena.

En una escueta circular publicada por el nuevo puesto de mando para el control y prevención de la neumonía de la ciudad pasadas las 03:00 hora local (19:00 GMT del miércoles) se establece que a partir de las 10:00, hora local (02:00 GMT) del jueves, se suspenden el “transporte público urbano, el metro, el ferry y los transportes de pasajeros de larga distancia” en Wuhan.

Así pues, el aeropuerto y la estación de tren quedarán “temporalmente cerrados” para salir de la ciudad y, de hecho, se prohíbe que ningún ciudadano “salga de Wuhan sin razones especiales” hasta nuevo aviso.

coronavirus1

Posteriormente, el gobierno anunció nuevos cierres. Las autoridades de la vecina ciudad de Huanggang anunció que el transporte público se suspendería en la medianoche y se ordenó a los 7,5 millones de habitantes que no salgan de la ciudad. Además, Ezhou, con una población de 1,1 millón, anunció el cierre de su estación de trenes.

La prohibición llega tan solo un día antes del equivalente en el calendario lunar chino a la Nochevieja, ya que el próximo sábado se celebra el Año Nuevo chino, la principal época festiva del año en el país, en la que millones de personas viajan para reunirse con sus familias.

Esta drástica medida tiene como objetivo, según el comunicado, “cortar de forma efectiva la transmisión del virus, contener con determinación la inercia de la propagación de la epidemia y garantizar la seguridad de las vidas y la salud de la gente”.

El Gobierno de la ciudad también emitió un bando esta noche en la que establece la obligación de llevar mascarilla en lugares públicos; el personal de las instituciones públicas también deberá llevarla durante sus horas de trabajo.

Esta misma noche, las autoridades de la provincia centro-oriental de Hubei, de la que Wuhan es capital, habían elevado el número de casos confirmados en la región a 444, y el de muertes a 17 -por el momento no se han confirmado fallecimientos en otras provincias-.

Estas cifras, que solamente corresponden a la citada provincia, ya son superiores al balance a nivel nacional que había ofrecido la Comisión Nacional de Sanidad ayer por la mañana.

En la página oficial de la citada Comisión todavía no se ha actualizado el balance nacional, aunque un conteo llevado a cabo por el diario estatal Global Times habla de un total de 544 casos en toda China. También se han detectado casos hasta ahora en Tailandia, Japón, Taiwán, Corea del Sur y Estados Unidos.

En la popular red social Weibo, el equivalente chino de Twitter, la etiqueta más comentada era “Wuhan, ciudad cerrada”, y la mayoría de tendencias versaban sobre la ya conocida como neumonía de Wuhan, provocada por un nuevo tipo de coronavirus similar al del síndrome respiratorio agudo y grave (SARS), enfermedad que dejó más de 600 muertes en 2003.

Por ahora, esta es la información disponible sobre el coronavirus:

¿Cuál es el origen del virus y cuándo se detectó?

El nuevo coronavirus 2019-nCoV se detectó por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad centro-oriental china de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, con unos 11 millones de habitantes.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas descritos para la neumonía de Wuhan provocada por el nuevo coronavirus son fiebre y fatiga, acompañados de tos seca y, en muchos casos, de disnea (dificultad para respirar).

¿Cómo se previene?

Entre los consejos divulgados por los medios estatales chinos y la OMS están el uso de mascarillas, usar pañuelos para cubrirse la nariz y la boca cuando se tose o se estornuda, lavarse las manos de manera frecuente, evitar las aglomeraciones, y acudir al médico tan pronto como se identifiquen los síntomas.

 

China inició este viernes la construcción de un hospital destinado a recibir a un millar de pacientes víctimas del coronarivus, a partir del 3 de febrero, informó la prensa estatal.

Según imágenes difundidas en la televisión, la maquinaria se ufanaba en preparar el terreno en que se erigirá el establecimiento en Wuhan, el epicentro del brote, una ciudad con 11 millones de habitantes en el centro del país.

Los trabajos concluirán en tiempo récord y el hospital, de 25.000 m2, abrirá sus puertas el 3 de febrero, según la agencia Xinhua.

Unicamente aceptará enfermos de neumonía viral de origen desconocido que ha contaminado desde diciembre a 830 personas, de las que han muerto 26, según el último balance.

El lugar "aliviará la escasez de recursos médicos", precisó la agencia de prensa oficial.

HOSPITAL CHINA1

La ciudad de Wuhan, donde se ha registrado la mayoría de los contagiados, quedó el jueves de hecho bajo cuarentena pues los habitantes no están autorizados a salir.

Aunque la noticia causó estupor por el plazo que se maneja para terminar la obra, pronto se recordó que en 2003 China construyó un hospital en una semana. Fue durante la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS por sus siglas en inglés). El lugar parecía un edificio prefabricado.

Asimismo, la prensa estatal informó de la creación de un equipo de investigación de emergencia para combatir el coronavirus causante de la neumonía de Wuhan, que hasta la medianoche del jueves (16.00 hora GMT de ayer) había matado a 26 personas e infectado a 830 personas en China.

El objetivo de la investigación será la localización de la fuente originaria, la realización de pruebas rápidas y el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

El equipo estará liderado por el reputado experto Zhong Nanshan, médico de 83 años y que destacó por su papel en la crisis del SARS hace 17 años.

FUENTE: EFE, AFP y Reuters