fbpx
Colors: Cyan Color

Vladimir Putin ordenó el cierre de la frontera con China en el extremo oriente de Rusia, como medida de prevención ante el creciente brote de la nueva cepa de coronavirus, que ya dejó 170 muertos y miles de infectados en el gigante asiático.

“Informaremos a todos sobre el cierre de fronteras en el Extremo Oriente, así como otras medidas tomadas por el gobierno”, adelantó el nuevo primer ministro, Mikhail Mishustin, en una reunión de gabinete.

El Kremlin ya ha formado un equipo de tareas enfocado en el virus, para evitar que se extienda por el país, y pidió a los ciudadanos que eviten viajar a China si los motivos no son de urgencia. Por el momento, no se ha confirmado ningún caso de la cepa en territorio ruso.

Por su parte, la ministra de Transportes indicó que limitaría considerablemente el servicio de trenes entre ambos países. Así, solo quedará en funcionamiento el trayecto que une directamente a Moscú con Beijing.

Además, indicó que el gobierno está realizando los planes para repatriar a sus ciudadanos que están en China, medida ya tomada por otros países. En la actualidad, en China, hay 5.604 turistas rusos (la mayoría en la isla de Hainan), que deberán abandonar el país antes del 4 de febrero. Todos los operadores turísticos cumplieron la recomendación de cesar la venta de paquetes turísticos a China desde el pasado 24 de enero, y cancelaron los vuelos chárter.

Para limitar el flujo de turistas chinos, Rusia también suspendió la emisión de visas electrónicas.

Todavía está pendiente la decisión sobre los vuelos comerciales entre ambos países y el tema sería definido el viernes.

Por su parte, la directora ejecutiva de la Asociación de Operadores Turísticos de Rusia, Maya Lomidze, declaró al canal de televisión Rossiya 24 que las pérdidas ocasionadas al sector por la epidemia china podrían ser de "varios millones de dólares".

“Se trata de un daño considerable, pero no tanto para el turismo que viaja a China como para el que viaja de China, ya que el mercado chino es uno de los principales y uno de los que más crece. Por el momento resulta difícil valorar el monto de las pérdidas”, indicó.

FUENTE: Infobae con información de Reuters y EFE

El número de muertos por la epidemia de neumonía viral en China aumentó a 80, luego de que 24 personas murieran en la provincia de Hubei, epicentro del contagio.

En esta región se registraron 371 nuevos casos de coronavirus, lo que eleva el saldo de casos confirmados a más de 2300 en todo el país, según cifras oficiales.

Mientras tanto, el país asiático busca desarrollar una vacuna para combatir este germen que ya se convirtió en una preocupación internacional. «Comenzamos a trabajar después de lograr aislar con éxito la primera cepa del virus», explicó el científico Xu Wenbo, del Centro de Prevención y Control de Enfermedades.

La noticia llega en un momento en el que China está ampliando las medidas de prevención para evitar la propagación del virus, como el cierre de los accesos a la localidad suroriental de Shantou o la suspensión del servicios de los autobuses interprovinciales en Beijing, Tianjin, Xian y en la provincia de Shandong.

Entre los esfuerzos de prevención figura también la compra masiva de mascarillas, ya que se cree que la forma primaria de transmisión es a través de las vías respiratorias.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, viajó hacia Pekín para brindar su apoyo. «Estamos trabajando sin parar para ayudar a China en este difícil momento, y mantenemos el contacto cercano con países afectados», expresó a través de su cuenta de Twitter.

Según el director general, con este viaje la OMS busca recopilar información sobre las últimas novedades en la lucha contra la epidemia y «fortalecer nuestra asociación con China para dar mayor protección contra este brote».

Por otra parte, el Departamento de Estado norteamericano indicó que contratará vuelos de Wuhan a San Francisco para su personal consular y otros ciudadanos estadounidenses de la ciudad. En tanto, las autoridades de París cancelaron como medida preventiva la celebración del Año Nuevo chino en esa ciudad, donde están internados dos de los tres pacientes afectados en Francia por el coronavirus. Y anunciaron que les ofrecerán a sus ciudadanos instalados en Wuhan la posibilidad de repatriarse.

La preocupación por el brote alcanzó al papa Francisco, que expresó hoy su solidaridad y cercanía a las personas afectadas. «Deseo permanecer cercano y rezar por las personas enfermas por el virus que se ha difundido por China», aseguró con un mensaje pronunciado al finalizar el rezo del Ángelus este domingo en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Un sismo de magnitud 7,7 grados de magnitud tuvo epicentro este martes en el Mar Caribe, afectando las costas de Estados Unidos, Cuba y Jamaica, informó el Servicio Geológico de EEUU (USGS, por sus siglas en inglés).

Por el momento no hay informes de daños o víctimas pero se registraron evacuaciones en La Habana, en ciudades de México, en las islas Caimán y en Miami Beach, Florida. De acuerdo con CNN, varios edificios fueron desalojados en la zona de Dadeland en la localidad estadounidense.

En Cuba el temblor se sintió en La Habana, especialmente en edificios altos; en las provincias orientales de Santiago de Cuba, Holguín, Las Tunas y Guantánamo; en Cienfuegos, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y Camagüey (centro-este); en Pinar del Río (oeste) y en la Isla de la Juventud, en la zona más occidental, confirmaron a Efe fuentes de estas zonas.

Según reportes preliminares y el relato de usuarios en las redes sociales, en la capital cubana fueron desalojados varios edificios altos como la Lonja del Comercio, en La Habana Vieja, o la sede de la Universidad Tecnológica de La Habana (CUJAE), en el suroeste de la ciudad.

La amenaza de tsunami quedó descartada, informó el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, con sede en Hawaii, Estados Unidos. “En base a toda la información disponible, la amenaza de tsunami de este terremoto ha pasado y no hay amenazas adicionales”, dijo la agencia, que había advertido por posibles olas de hasta un metro por encima del nivel de la marea para las costas de Jamaica, Belice, Cuba, Honduras, México y las Islas Caimán.

El Servicio Sismológico Nacional (México) también dijo a Cubadebate que “no hay peligro de tsunami para Cuba”.

El diario Jamaica Observer, basado en Kingston, dijo que el sismo se sintió en buena parte de la isla y que duró varios segundos.

Mikhail Campbell, encargado de las relaciones públicas de la Policía de Islas Caimán, dijo que, por ahora, no tenía reportes de daños en el archipiélago. La agencia de gestión de desastres del gobierno de Islas Caimán instó a las personas, en Twitter, a alejarse de las áreas costeras y dijo que aquellos en áreas bajas deberían “evacuar”.

En la costa caribeña de México, donde se sintió levemente el sismo, algunas personas evacuaron sus centros de trabajos, según imágenes en redes sociales, a pesar de que las autoridades no esperaban olas mayores a un metro.

Según el USGS, el terremoto se produjo a una profundidad de 10 km a las 19:10 GMT, unos 125 km al noroeste de Lucea, en Jamaica o 140 km al suroeste de la localidad cubana de Niquero, en la provincia de Granma (este).

Este es el segundo sismo perceptible en Cuba en este año. El 24 de enero la red de estaciones del Servicio Sismológico Nacional registró un movimiento 37 km al sureste del poblado de Caimanera, en la provincia oriental de Guantánamo, con una magnitud de 4,2 en la escala de Richter.

FUENTE: AFP, EFE y Rt en Español

China inició este viernes la construcción de un hospital destinado a recibir a un millar de pacientes víctimas del coronarivus, a partir del 3 de febrero, informó la prensa estatal.

Según imágenes difundidas en la televisión, la maquinaria se ufanaba en preparar el terreno en que se erigirá el establecimiento en Wuhan, el epicentro del brote, una ciudad con 11 millones de habitantes en el centro del país.

Los trabajos concluirán en tiempo récord y el hospital, de 25.000 m2, abrirá sus puertas el 3 de febrero, según la agencia Xinhua.

Unicamente aceptará enfermos de neumonía viral de origen desconocido que ha contaminado desde diciembre a 830 personas, de las que han muerto 26, según el último balance.

El lugar "aliviará la escasez de recursos médicos", precisó la agencia de prensa oficial.

HOSPITAL CHINA1

La ciudad de Wuhan, donde se ha registrado la mayoría de los contagiados, quedó el jueves de hecho bajo cuarentena pues los habitantes no están autorizados a salir.

Aunque la noticia causó estupor por el plazo que se maneja para terminar la obra, pronto se recordó que en 2003 China construyó un hospital en una semana. Fue durante la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS por sus siglas en inglés). El lugar parecía un edificio prefabricado.

Asimismo, la prensa estatal informó de la creación de un equipo de investigación de emergencia para combatir el coronavirus causante de la neumonía de Wuhan, que hasta la medianoche del jueves (16.00 hora GMT de ayer) había matado a 26 personas e infectado a 830 personas en China.

El objetivo de la investigación será la localización de la fuente originaria, la realización de pruebas rápidas y el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus.

El equipo estará liderado por el reputado experto Zhong Nanshan, médico de 83 años y que destacó por su papel en la crisis del SARS hace 17 años.

FUENTE: EFE, AFP y Reuters

El balance de la epidemia de neumonía viral en China ha aumentado a 106 muertos y casi 1.300 nuevos casos confirmados, anunciaron este martes las autoridades.

Las autoridades sanitarias de la provincia de Hubei (centro), donde comenzó la epidemia, afirmaron que el virus había causado 24 muertos más e infectado a otras 1.291 personas, lo que eleva el número de pacientes confirmados a más de 4.000 en toda China.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este lunes que no está claro si el virus es contagioso durante su período de incubación, antes de que aparezcan los síntomas.

Además de China, el virus infectó también a unas decenas en otros países, como Francia y Estados Unidos.

En un informe reciente sobre este nuevo virus, bautizado 2019nCoV, la agencia de la ONU estima que su período de incubación es de dos a diez días.

“Comprender cuándo los pacientes infectados pueden transmitir el virus es esencial para controlarlo mejor”, estima la OMS.

Pero la organización todavía no ha confirmado algunas afirmaciones de las autoridades chinas que sostienen que las personas infectadas pueden contagiar a otras antes de que aparezcan los primeros síntomas de fiebre o de problemas pulmonares.

"Se necesita una información epidemiológica detallada sobre muchas más personas infectadas con este virus para determinar el período de infección de 2019nCoV, y en particular el asunto de si su transmisión puede tener lugar en personas que no muestran síntomas o durante el período incubación" del virus, dijo la OMS.

En los últimos días, la OMS escribió en sus informes que el riesgo era “muy alto en China, alto a nivel regional y moderado a nivel internacional”, pero más tarde el director de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció en los medios de comunicación que el riesgo era “elevado” a nivel internacional. Como consecuencia de ello, la organización corrigió sus informes sobre la situación.

El nuevo virus chino preocupa a las autoridades sanitarias porque recuerda a un virus anterior, el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), también aparecido en China y transmitido por animales, que causó cientos de muertos en China y en Hong Kong entre 2002 y 2003.

El nuevo virus apareció en un mercado de Wuhan, en China, donde unos animales lo transmitieron a los seres humanos, pero desde entonces se ha propagado entre personas sin que se sepa exactamente cómo.

Most Read