fbpx

El "Millonario" superó por 2 a 0 a Palmeiras pero no pudo dar vuelta el partido de ida en el que cayó por 3 a 0. Robert Rojas y Rafael Santos Borré anotaron para la visita.

River Plate mereció largamente la clasificación a la final de la Copa Libertadores ante un muy tibio Palmeiras, al que superó este martes por 2 a 0 luego de caer 3-0 en la ida, pero al que pudo eliminar si el VAR no hubiera intervenido para torcer las decisiones originales del árbitro uruguayo Esteban Ostojich, que había convalidado un gol de Gonzalo Montiel y cobrado un penal a Matías Suárez que lo hubiesen depositado en el Maracaná el 30 de enero.

Los antecedentes del partido se presentaban inmejorables para los brasileños inclusive más allá de los tres goles de ventaja con los que regresaron a su país desde Avellaneda, ya que de los 11 partidos disputados previamente Palmeiras había terminado con el arco invicto en siete de ellos y nunca le habían convertido más de un gol en 90 minutos.

Demás está decir que venían invictos en el certamen; nada que ver con su prestación en el Brasileirao, donde recibieron 25 tantos en 27 presentaciones y acumularon seis derrotas que los ubican en un módico sexto puesto, a nueve unidades del líder, su clásico rival San Pablo.

Y Palmeiras se pareció esta noche mucho más al del campeonato brasileño que al que hasta aquí se había mostrado en la Copa Libertadores.

Claro que River también fue otro, por contrapartida, muy distinto al de la Liga Profesional, donde no pudo acceder a la final de la Fase Campeón tras caer como local en cancha de Banfield ante el hoy en día muy modesto Independiente.

La realidad del partido de ida jugado en cancha de Independiente había sido también muy otra en el juego que en el marcador final, ya que por ejemplo durante aquel primer tiempo y el de este martes no hubo mayores diferencias, salvo por un error puntual de Franco Armani que se transformó en acierto al taparle magníficamente un mano a mano a Rony y, por supuesto, los dos goles de cabeza señalados por un redimido Rojas y Santos Borré.

Claro que los partidos decisivos como estos se suele decir, y es una realidad, que se resuelven por detalles, y que a un equipo que parecía vulnerable defensivamente e ineficaz en ataque se les transformen en aciertos circunstancias puntuales como esas terminan resultando determinantes.

Pero lo de River también tuvo, y eso siempre resultó fundamental en los últimos seis años, el sello de su entrenador, que dio un golpe en la mesa en una conferencia de prensa ofrecida ayer en Buenos Aires que este martes repercutió anímicamente de gran forma en sus dirigidos, cuando la cátedra los daba como condenados a la eliminación.

Por eso el "millonario" salió a "comerse los chicos crudos" desde el primer minuto, acorralando a un rival que se mostró inconsistente, apichonado, apostando al contraataque y la velocidad del mencionado Rony o Gustavo Scarpa.

Toda esa superioridad manifiesta de River con las causas reivindicatorias mencionadas, parecieron enaltecerse ya en el arranque del segundo período, cuando apenas transcurridos seis minutos Gonzalo Montiel marcó el anhelado tercer tanto, pero posteriormente el árbitro uruguayo Esteban Ostojich lo anuló a instancias del VAR.

Y allí empezó "otra noche" para River, porque siguió dominando siempre en la cornisa de convertir el tercer tanto y 20 minutos después de ese gol anulado se volvió a equivocar Rojas como en el partido de ida o ante Boca, pero esta vez cometiendo una infracción que derivó en su segunda tarjeta amarilla y la consecuente expulsión.

La redención por el gol referido y una buena tarea hasta el momento terminó diluyendo lo hecho por el paraguayo, pero River no tuvo mucho tiempo para lamentarse porque a los 30 minutos Matías Suárez cayó en el área brasileña y Ostojich sancionó un penal que iba a rematar Montiel para vengarse del tanto anulado previamente.

Pero el árbitro uruguayo volvió a ser llamado por el VAR y volvió a frustrar al lateral derecho y a todo River, cuando interpretó que no había existido falta sobre el delantero cordobés, otra frustración que hizo estallar de bronca a Gallardo en el banco de suplentes.

Sin embargo con 10 hombres River siguió yendo y dominando a un Palmeiras que en la previa fue respaldado por sus hinchas en las inmediaciones del Allianz Parque y adentro colocó banderas con símbolos que daban cuenta de haber ganado anticipadamente esta edición de la Libertadores.

Un flojo conjunto paulista que si hizo algún mérito ya no para llegar a la final, sino para merecer adjudicarse esta semifinal, fue en la fase de grupos o en las dos series anteriores de octavos y cuartos de final, porque este martes estuvo muy lejos de dar la talla.

Por eso no solamente perdió el invicto, no pudo convertir y le hicieron más de un gol y en su propio estadio.

En cambio River resultó todo lo contrario, porque fue dominador de ida y de vuelta, esta noche durante los 90 minutos y en Avellaneda durante tres cuartas partes del partido hasta que se fue expulsado el colombiano Jorge Carrascal.

Con todos esos argumentos, que la final del 30 de enero en el Maracaná de Río de Janeiro tenga a Palmeiras como uno de los protagonistas de la final es tan inmerecido como que River no lo esté, y si fue un fin de ciclo para el "millonario", lo culminó con el orgullo de un verdadero grande.

Y si mañana Boca se impone muy cerca del escenario de esta noche, en la paulista Vila Belmiro, a Santos, seguramente tendrá en la final de este floja Copa Libertadores a un rival con fragilidades como para aprovechar.

El reconocimiento final del entrenador portugués Abel Ferreira a Gallardo en el final del cotejo fue también una aceptación subliminal de la inferioridad de su equipo.

El "Xeneize" y el "Bicho" igualaron 2 a 2 este sábado en La Paternal. Diego Sosa y Fausto Vera anotaron los goles de Argentinos; mientras que Mauro Zárate y Ramón Ábila lo hicieron para Boca.

Boca Juniors se clasificó a la final de la Copa Diego Maradona del fútbol argentino, al empatar de visitante con Argentinos Juniors, 2 a 2, y beneficiarse con la derrota de River ante Independiente, en el marco de la sexta y última fecha de la zona Campeonato A.

Diego Sosa y Fausto Vera anotaron los goles de Argentinos; Mauro Zárate y Ramón Ábila, que además desvió un penal, los de Boca.

El equipo de Miguel Ángel Russo, que peleaba por la clasificación contra su rival y contra River, se enfrentará en la final de la Copa Maradona con el ganador de la zona Campeonato B, que se definirá mañana entre Banfield (líder con 9 puntos), Talleres de Córdoba (8) y Gimnasia LP (7).

Regatas le ganó a Oberá Tenis Club por 80 a 64 con un gran primer tiempo, comenzando así el 2021 con una sonrisa en La Liga. Los máximos anotadores del juego fueron Fernández y Arengo con 16 puntos ambos. En OTC, Cantarutti convirtió 11 unidades.

En la tarde del lunes, en el Héctor Etchart de Ferro, el Club de Regatas Corrientes y Oberá Tenis Club se enfrentaron en el partido reprogramado de la 9° fecha de La Liga Nacional de Básquetbol, abriendo así el 2021 para ambos conjuntos.

Para el duelo, el “Remero” no contó con Marco Giordano, quien fue preservado por un dolor en la espalda, lo mismo que Paolo Quinteros con una molestia en el isquiotibial de la pierna derecha. Mientras que OTC tuvo varias bajas. No contó con Anthony Young, su nueva incorporación, que aún no se sumó al equipo, además de la baja de Ariel Zago por una operación de apendicitis, y el desgarro de Enzo Ruiz.

En el inicio del partido, Regatas salió con mucha energía en defensa, presionando toda la cancha y consiguiendo mucha efectividad en la ofensiva con 3 de 3 en triples (2 de Arengo y 1 de Tabárez) y un doble de Fernández, para marcar un primer parcial de 11 a 2 en los primeros 2:30 de juego. El “Remero” no aflojó en cuento a intensidad, rotando el banco y haciendo ingresar a su segunda unidad, continuó acrecentando la diferencia, y teniendo un primer cuarto demoledor, en donde anotaron 9 de los 10 jugadores que pisaron el parqué, y así se cerró el primer capítulo 34 a 5.

En los 3 primeros minutos del segundo periodo, Oberá anotó la misma cantidad que en todo el primer cuarto, con un doble de Feder Ponce y un triple de Cantarutti, aunque lo que no pudo es contener al “Fantasma”, que en ese momento ganaba 44 a 10. En esa vorágine los de Victoriano llegaron a estar por 38 arriba (52 a 14), pero los misioneros pusieron allí un mini parcial en su favor de 6 a 0 con 2 triples, uno de Eseverri y uno de Cantarutti, para dejar el marcador en 52 a 20 en el descanso largo.

Luego, Regatas calmó la intensidad, sobre todo en el aspecto defensivo, lo que bien aprovecharon los de Oberá para amigarse con el canasto y recortar la distancia, poniéndose 65 a 42 en 7 minutos del periodo. El “Remero” no pudo volver a levantar el ritmo que supo mostrar en el primer tiempo, y además de permitirle muchos puntos a su rival, a quienes se les abrió el canasto desde el perímetro, se secó en ataque, y cerró así el tercer cuarto 67 a 47, cuando supo estar por 37 puntos arriba en el inicio (57 a 20).

Entrados al cuarto final, Oberá continuó limando, y se puso a solo 13 puntos (67 a 54) en los primeros 2 minutos y fracción, apoyados en un goleo bien repartido en las manos de Gómez Quintero, Brocal y Rupcic. Después, el “Fantasma” volvió a convertir con Arengo y Fernández, pero de todas formas no logró tener la solidez inicial ofensivamente, ni tampoco en defensa. Por esto, el partido en sus 5 minutos finales se mantuvo en esa tónica, con el tablero marcando 70 a 57.

Un parcial con 1 libre de Gallizzi, un doble de Tabárez y una bomba de Fernández pusieron a 19 a Regatas, 78 a 59, con 2 por jugar, dándole nuevamente una ventaja tranquilizadora. Y así, los correntinos jugaron con esa diferencia y cerraron su primer juego del 2021 con victoria por 80 a 64.

De está forma, Regatas Corrientes abrió el año con una sonrisa y ahora se medirá el miércoles desde las 21:30 con Libertad de Sunchales. Por su parte, los misioneros se enfrentarán al puntero, Quimsa, a las 11 del mismo día.

 

Síntesis

Regatas (80): Leandro Vildoza 6, Juan Pablo Arengo 16, Martín Fernández 16, Patricio Tabárez 11 y Tayavek Gallizzi 5 (FI); Juan Pablo Corbalán 3, Xavier Carreras 8, Agustín Cáffaro 9, Juan Cruz Scacchi 2, Tobías Franchela 4 y Joaquín Marcón 0. DT: Lucas Victoriano.

Oberá TC (64): Esteban Cantarutti 11, Christian Schoppler 4, Gregorio Eseverri 8, Enzo Rupcic 7 (x) y Anthony Kent 9 (FI); Rodrigo Sánchez 5, Agustín Brocal 8, Taiel Gómez Quintero 8, Hans Feder Ponce 4, Franco Fragozo 0 y Gonzalo Pryszczuk 0. DT: Leandro Hiriart.

Parciales: 34/5, 52/20 (18/15), 67/47 (15/27), 80/64 (13/17).

Jueces: Oscar Brítez, Roberto Smith y Nicolás D´Anna.

Estadio: Héctor Etchart (CABA)

 

Informe: Prensa Regatas Foto: La Liga Contenidos

La Franja venció este sábado por 3 a 2 a Atlético Posadas por la primera fecha de la Zona 1 Litoral Norte del Torneo Federal Amateur. Cabe recordar que el fútbol se volvió a disputar de manera oficial después de 307 días.

El encuentro se disputó en el Estadio Clemente Argentino Fernández de Oliveira marcando el regreso de esta categoría, luego de la suspensión de 10 meses por la pandemia del coronavirus. Fue muy parejo, friccionado, con errores propios de una primera jornada y con 5 goles que llegaron en la segunda etapa.

Lucas Velázquez abrió el marcador para Guaraní luego de una gran jugada de Enzo Bruno. Rápidamente empata el “Deca”, con gol en contra de Diego Vallejos. Después el local pasa al frente con la aparición goleadora de Jorge Piñero Da Silva. Inmediatamente lo vuelve a empatar para Atlético Juan Pablo Rodríguez, y a pocos minutos del final, el mismo Juan Pablo Rodríguez, en contra de su propia valla, pone el 3 a 2 para Guaraní luego de una gran corrida de Ulises Silveira.

En la próxima jornada Guaraní Antonio Franco visitará a Victoria de Curuzú Cuatiá, en tanto que Atlético Posadas tendrá fecha libre.

Fuente: Muy Temprano

Banfield se metió en la final de la Copa Diego Armando Maradona del fútbol argentino, en la que enfrentará a Boca, tras golear este domingo por la noche 4 a 1 sobre San Lorenzo, en el estadio Florencio Sola, en un partido correspondiente a la quinta fecha del Grupo B de la Fase Campeonato del certamen.

Fabián Bordagaray, de cabeza, a los 44 minutos del primer tiempo, abrió el marcador para el "Taladro", luego de una gran jugada por la derecha del colombiano Mauricio Cuero.

Ya en el complemento, Agustín Fontana, con un golazo, de tijera, aumentó la diferencia, a los 14 minutos. Poco después, a los 18, Víctor Salazar descontó para el "Ciclón" y le puso algo de suspenso al encuentro, hasta que cerca del final Martín Payero, uno de los valores más destacados de Banfield, logró el 3 a 1 con un golazo de tiro libre.

Cuando el encuentro se terminaba y San Lorenzo estaba nervioso y desordenado, Juan Pablo Álvarez rubricó la goleada, a los 46 minutos.

Con este resultado, el "Taladro" llegó a los 12 puntos, uno más que Talleres, se quedó con el Grupo B y el domingo definirá el certamen frente a Boca en San Juan.

 

Francisco Pizzini, Rafael Delgado y Washington Camacho dieron positivo en el testeo. El partido era por la ida de la semifinal de la Copa Sudamericana.

El partido entre Coquimbo Unido y Defensa y Justicia, previsto para las 21.30 de este jueves en el estadio Nacional, de Chile, fue suspendido por haberse registrado tres casos de coronavirus en el equipo argentino, que son los de los futbolistas Francisco Pizzini, Rafael Delgado y Washington Camacho, lo que determinó que la Conmebol lo reprogramara para el martes próximo, pero en Asunción, Paraguay.

"En función de la decisión de las autoridades chilenas de declarar a todos los pasajeros del vuelo chárter de la delegación de Defensa y Justicia como contactos estrechos de positivos y que por lo tanto deben cumplir con medidas de aislamiento, el partido agendado el día de hoy entre el local Coquimbo Unido y Defensa y Justicia, por las semifinales de ida de la Copa Sudamericana está suspendido", comunicó Conmebol.

"El partido será disputado el próximo martes 12 de enero en la ciudad de Asunción, en horario y estadio a ser confirmado posteriormente", completó el comunicado del organismo rector del fútbol sudamericano.

La Conmebol se vio obligada a tomar esta determinación tras los exámenes realizados por el Ministerio de Salud de Chile al arribo de la delegación argentina a Santiago, la Secretaría Regional Ministerial de Salud de la capital del país (Seremi) resolvió que los 56 componentes de la representación del club de Florencio Varela que venían desde Buenos Aires eran contactos estrechos de los infectados y representaban riesgo de propagación.

La Comisión Médica de la Conmebol realizó la trazabilidad de los positivos del equipo que dirige Hernán Crespo y decidió entonces suspender el encuentro y cambiarlo al escenario donde justamente está radicada la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol.

Claro que la Seremi también determinó que la delegación de Defensa y Justicia deberá permanecer 11 días en cuarentena en el hotel en que se encuentra hospedada en Santiago o, si se puede armar una burbuja sanitaria para permitirle regresar a la Argentina para cumplir con ese aislamiento.

Pero si esto es así, entonces el "Halcón" tampoco podría trasladarse la semana próxima a Paraguay para jugar este cotejo porque no darían los plazos, y esto complicaría la definición del certamen, ya que la final está prevista para el 23 de enero en el estadio Mario Kempes, de Córdoba.

Ya el partido había cambiado intempestivamente de sede este miércoles, cuando Defensa y Justicia llegó a Santiago y se le informó a Diego Lemme, a cargo de la delegación del club varelense, que no podían trasladarse a La Serena, donde iba a jugar como local Coquimbo en el estadio La Portada (allí actuó Argentina durante la Copa América 2015), porque no estaban permitidos los vuelos interjurisdiccionales por la pandemia de Covid-19.

Por eso se resolvió inmediatamente el cambio de escenario y se trasladó al Estadio Nacional, de Santiago, que ahora se mudará a para ambos la lejana Asunción, posiblemente en La Olla, de Cerro Porteño.

Lo curioso es que el plantel de Coquimbo viajó por vía terrestre desde su ciudad hasta Santiago para jugar el encuentro y como el de Defensa y Justicia, ya estaban a punto de subirse al micro que los trasladaba al estadio capitalino cuando fueron notificados de la suspensión del encuentro.

Defensa y Justicia elevó un comunicado a modo de descargo tras conocerse estos tres casos, argumentando además Diego Lemme, hijo del presidente de la institución, José Lemme, que en "el caso de Camacho tiene que haber un error, porque él ya estuvo contagiado hace un mes de coronavirus".

El texto de la aclaración de Defensa y Justicia señala que "con relación al partido de hoy, y a los trascendidos sobre casos de Covid positivos en la delegación, el club desea aclarar:

Que desde el regreso a los entrenamientos, la institución ha sido una de las primeras en presentar sus protocolos de trabajo, los cuales fueron permanentemente revisados y actualizados en función de las novedades y las buenas prácticas adoptadas en delegaciones deportivas a lo largo del mundo".

La revancha de este encuentro iba a desarrollarse el próximo miércoles 13 a las 21.30 en el estadio del club de Florencio Varela, pero ahora eso quedó obviamente también en suspenso.