fbpx

Lanús venció como visitante a Vélez Sarsfield por 1 a 0 con gol de José Sand a los 39 minutos del primer tiempo del encuentro que disputaron ambos equipos argentinos por la ida de semifinales de la Copa Sudamericana.

Lanús venció la noche del miercoles a Vélez Sarsfield por 1 a 0, por ser más práctico y oportuno, en el partido de ida por una de las llaves de las semifinales de la Copa Sudamericana que se jugó en el estadio José Amalfitani del equipo de Liniers.

José Sand, el goleador histórico de los 'granates', que continua aumentando su récord, con su gol marcado a los 38 minutos del primer tiempo, le dio la victoria a los 'granates' y llegó a los 134 convertidos en partidos oficiales entre internacionales y competencias nacionales.

Mientras que el arquero visitante Lautaro Morales le contuvo un penal a Cristian Tarragona, de Vélez, (26m. PT). La vuelta la jugarán el próximo miércoles en Lanús.

La otra llave de las semifinales tendrá la ida entre Coquimbo Unido y Defensa y Justicia, en Chile, mañana a partir de las 21,30.

En la primera mitad de la etapa inicial se observaron acciones intensas pero sin profundidad, porque ambos equipos se ajustaron demasiado a lo táctico-estratégico.

Vélez ofreció mayor posesión de la pelota con lo que logró un leve predominio en el juego ante el adversario, que ejerció presión en el medio campo y se paró para explotar los contraataques con la velocidad de Pedro De La Vega y Lautaro Acosta.

Sin embargo, ni uno ni otro llegó con peligro a la valla rival, hasta que una entrada al área visitante de Ricardo Centurión, después de dejar en el piso a Lautaro Morales, recibió un golpe del arquero que lo hizo trastabillar, lo que fue sancionado con penal por el árbitro colombiano John Ospina.

La pena máxima la ejecutó Cristian Tarragona, con un tiro rasante y a la izquierda de Morales, que en dos tiempos lo contuvo y evitó la caída de su valla.

A partir de entonces el conjunto local se mostró más incisivo como impulsado por el penal no convertido, aunque sin contar con la precisión necesaria para terminar las jugadas generadas.

Por el contrario, los del sur bonaerense se fueron animando a ensayar las réplicas y cuando aún no habían generado situaciones apremiantes para Lucas Hoyos, en una decisión mal tomada por el arquero, con una buena combinación ofensiva Lanús produjo la apertura.

De La Vega puso un pase largo entre líneas para el pique de Nicolas Orsini, que ante la equivocada salida del arquero local, envió el centro para la entrada por izquierda de José Sand, que definió con el arco a su disposición a los 38 minutos.

Sobre el final del primer tiempo, un remate de media vuelta de Tomás Belmonte, al recibir una habilitación de Guillermo Burdisso, providencialmente fue despejado de cabeza por el chileno Pablo Galdames sobre la línea del arco velezano, evitando la segunda caída, lo que hubiera sido demasiado premio para Lanús por lo desarrollado hasta ese momento.

El complementario se presentó con un Vélez más enjundioso en procura de la igualdad y con los dirigidos por Maximiliano Cuberas -a cargo del 'Grana' por la afección de Covid-19 que atraviesa el DT Luis Zubeldía- tratando de aprovechar los espacios que empezó a ceder el rival.

Dentro de este panorama, los del 'Fortín' tuvieron una situación clara ante un tiro libre ejecutado por Ricardo Alvarez, que cabeceó Centurión al borde del área chica recibiendo una buena contención de Morales a los 10 minutos.

Y cuatro minutos después el juvenil zaguero Matías Pérez debió ingresar por Burdisso, que debió salir por una molestia muscular en la pierna derecha, siendo una baja sensible para Lanús por su altura en sendas áreas y por su experiencia.

Y sobre la media hora otra carga peligrosa local por parte del ingresado Luca Orellano, fue desbaratada por Morales, que a esa altura se fue transformando en la figura del encuentro.

Y el arquero la rubricó al taparle inmediatamente un mano a mano a Tarragona, luego de que éste recibiera una espléndida habilitación de Orellano, el juvenil que con su ingreso le aportó mayor dinámica al ataque de los dirigidos por Mauricio Pellegrino.

Antes, en el otro arco se lució Hoyos al desviar al córner un tiro 'envenenado' de Orsini tras una veloz réplica visitante.

La incertidumbre y la emotividad estuvo latente hasta el instante final, porque el resultado estuvo abierto para los dos, en especial para Vélez, que definió mal dos llegadas claras y una tercera la conjuró Morales -baluarte para que Lanús sostuviera la ventaja- ante la carga del ingresado Juan Martín Lucero. La revancha en siete días en el Sur.

Síntesis

Vélez Sarsfield: Lucas Hoyos; Tomás Guidara, Lautaro Gianetti, Luis Abram y Francisco Ortega; Agustín Bouzat, Pablo Galdames y Ricardo Álvarez; Lucas Janson y Ricardo Centurión; Cristian Tarragona. DT: Mauricio Pellegrino.

Lanús: Lautaro Morales; Brian Aguirre, Alexis Pérez, Guillermo Burdisso y Alexandro Bernabei; Pedro De La Vega, Tomás Belmonte, Facundo Quignón y Lautaro Acosta; Nicolás Orsini y José Sand. DT: Maximiliano Cuberas.

Gol en el primer tiempo: 38m, Sand (L).

Cambios en el segundo tiempo: 14m, Matías Pérez por Burdisso
; 23m, Thiago Almada por Centurión; y Luca Orellano por Bouzat (VS); 33m, Federico Mancuello por Alvarez; y Juan Martín Lucero por Janson (VS) y 44m, José Luis Gómez por De La Vega.

Incidencia: A los 26m. PT, Morales (L) le contuvo un tiro penal a Tarragona (VS).

Amonestados: Acosta, Morales y De La Vega (L). Ortega, Galdames y Mancuello (VS).

Árbitro: John Alexander Ospina (Colombia).

Estadio: José Amalfitani (Vélez).

El conjunto brasileño, de visitante, se impuso al "Millonario" por 3 a 0. Rony, Luiz Adriano y Matías Viña marcaron los goles del encuentro.

River Plate sufrió un duro revés este martes en la semifinal de ida de la Copa Libertadores ante Palmeiras, en cancha de Independiente, donde el conjunto brasileño, que está invicto en el certamen, lo superó por 3 a 0, explotando al máximo los contraataques de que dispuso a lo largo del encuentro.

De hecho los paulistas contaron con una sola opción de gol en el primer tiempo, y no fue generada por su juego, a todas luces conservador en esa fase del partido, sino por un error del arquero Franco Armani, que no confió en su compañero Robert Rojas y rechazó con los pies un centro que era del defensor paraguayo, dejándole el balón servido a Rony, que remató cruzado y tras un desvío muy fino se metió contra el palo derecho.

Ese fue el primer síntoma de una noche que iba a ser de contínuos padecimientos para los dirigidos por Marcelo Gallardo, que parecían estar repitiendo lo del superclásico del sábado pasado, cuando dominaron a Boca Juniors con la posesión de la pelota pero no lograron plasmar esa superioridad en la red.

De la misma manera River siguió manejando la pelota después de esa conquista brasileña que llegó muy poco antes de la media hora de una etapa inicial que le dejó a los "millonarios" una gran sensación de injusticia por lo que habían hecho con su juego y lo que en realidad indicaba el marcador.

Pero esa desconfianza que pareció manifestar Armani hacia Rojas tuvo su verificación en los hechos apenas comenzado el segundo período, cuando el zaguero central pareció haber olvidado los consejos que le dio Gallardo después del 2-2 ante Boca, cuando le recomendó "romperle los tobillos" en ese caso a Carlos Tevez, que se dio vuelta y encaró hacia el arco para habilitar a Sebastián Villa, quien convirtió el empate definitivo en el superclásico.

Esta vez, como aquella, Rojas fue pasivo en la marca y permitió que Luiz Adriano le hiciera una especie de pick and roll basquetbolístico posteándose de espalda y girando sobre el cuerpo del paraguayo para partir sin oposición en busca del arco riverplatense y vencer a Armani con un remate bajo que ingresó entre las piernas del guardavallas.

El segundo golpe le dolió mucho a River, y le costó asimilarlo, al punto que pareció "groggy" durante varios minutos, y curiosamente una "canchereada" de Gabriel Menino, bajando con el taco una pelota que llegaba por elevación, terminó siendo definitivamente productiva para las aspiraciones de los conducidos por el portugués Abel Ferreira.

Es que esa acción provocó el enojo de varios futbolistas riverplatenses, empezando por Enzo Pérez, pero lo suyo no pasó de una recriminación, mientras que el menos experimentado Jorge Carrascal fue a hacer justicia por "pie propio" con una doble patada con derecha e izquierda que obligó al árbitro Leodán González a expulsarlo.

Todavía no se jugaba el cuarto de hora del segundo tiempo y esa "calentura" del colombiano fue letal para su equipo, que para colmo de males recibió el tercer tanto por un cabezazo del lateral izquierdo uruguayo Matías Viña que llevó a Armani a buscar la pelota en el fondo de su arco por tercera vez en la oscura, y no solamente por la lluvia; noche de Avellaneda.

Con semejante diferencia y la valorización doble del gol de visitante, River tenía que salir a todo o nada y se exponía a las contras de los brasileños, pero no le quedaba otra, porque levantar semejante lastre dentro de una semana en San Pablo requerirá, esta vez sí, de una verdadera hazaña futbolera, aunque para un equipo de Gallardo todo es posible.

El final dejó la sensación de que Palmeiras, que en el Brasileirao no es de los mejores, ya que está sexto, a 12 puntos del líder San Pablo, terminó manejando el partido pese a jugar de contra, porque los ataques de River, que perdió 3 a 0 por primera vez de local (había caído por el mismo marcador en el arranque del certamen ante Liga de Quito, pero en Ecuador), se mostró impotente para lograr al menos reducir la desventaja.

Lo intentó el "millonario", pero no hubo caso, nada le salió a River, y el sueño de jugar otra final de Libertadores en el Maracaná como el año pasado, para tomarse revancha de aquella derrota con Flamengo, hoy quedó bastante difuso. Demasiado tal vez.

No movieron el tanteador en la Bombonera y la serie quedó abierta. El Xeneize mantuvo su planteo cauteloso y su apuesta al contraataque; Santos no pudo desnivelar.

Boca Juniors no pudo sacarle ventajas a Santos este miércoles por la noche en la Bombonera, donde argentinos y brasileños terminaron diseñando un empate sin goles que se ajustó al desarrollo de un partido que aportó 90 minutos necesarios para arribar a una definición que tendrá lugar en Brasil el próximo miércoles y a la que los "xeneizes" llegarán al menos bastante mejor parados que River Plate.

Los dos equipos salieron a hacer sus respectivos partidos, con Boca privilegiando la seguridad defensiva para no exponerse demasiado ante la velocidad de los atacantes santistas, y recurriendo a la contraofensiva como arma de ataque, algo no muy distinto a lo que suele pergeñar Miguel Ángel Russo en la mayoría de los partidos, salvo que tenga necesidades extremas como en el cotejo anterior ante Racing por cuartos de final.

En ese cotejo estaba obligado a dar vuelta la serie en la Bombonera y salió a presionar alto a los de Avellaneda para alcanzar el objetivo de arribar a semifinales.

Pero hoy las circunstancias eran diferentes, ya que la historia de esta semifinal se terminará resolviendo inevitablemente en Brasil el miércoles próximo, por lo que desnudarse defensivamente en pos de una victoria inicial podía resultar fatal, porque al primer error el rival puede marcar con todo lo que ello implica de favorable para el conjunto que lo hace en condición de visitante.

Y obviamente la mejor prueba de ello, la más fresca, la dio anoche River ante Palmeiras en la otra semifinal en cancha de Independiente, donde recibió tres goles que asoman como lapidarios para sus pretensiones de alcanzar la final copera.

Por eso fue que Russo dispuso del ingreso de Franco Soldano como compañero de ataque de Carlos Tevez en vez de aprovechar la mini racha goleadora que viene atravesando Ramón Ábila, ya que el objetivo era arrancar marcando en ataque, algo para lo que el ex Unión de Santa Fe es muy útil.

Y en el medio, ante la ausencia del colombiano Jorman Campuzano el técnico eligió a Diego González, recién recuperado de una lesión, para que junto a Nicolás Capaldo impidieran que la mitad de la cancha fuera una zona de tránsito rápido para los brasileños.

Después, para atacar, Tevez por el medio y tanto Eduardo Salvio por derecha como Sebastián Villa por izquierda, tenían la obligación de perforar por los costados, coartando también cualquier intento de proyección de los laterales visitantes.

Pero los problemas aparecieron para Boca cuando Yeferson Soteldo, el diminuto venezolano de 1.60 metros que llegó a Santos de la mano de Jorge Sampaoli, empezó a desequilibrar por la derecha de la defensa "xeneize", arrastrando hasta allí a Capaldo, que no lo podía encontrar por el medio y en el mano a mano era superado en ese costado.

Esto constituyó una constante del primer tiempo, unos 45 minutos iniciales en los que el equilibrio general del juego hizo que los arqueros no pasaran mayores sobresaltos y la paridad se trasladara a los vestuarios.

 

El segundo tiempo

Pero el comienzo de la segunda etapa tuvo características diferentes, ya que los paulistas salieron con mayores apetencias ofensivas y empezaron a desequilibrar al romper la línea de control boquense en la mitad de la cancha, lo que empezó a hacer vital la gestión de los dos zagueros centrales locales, Carlos Izquierdoz y Lisandro López.

Y no importó que a los 10 minutos un agotado Soteldo (venía de cursar un contagio de coronavirus) le dejara su lugar al juvenil Sandry, de 18 años, porque el ingresado empezó a gestionar por la derecha de su ataque, aprovechando que la marca siempre está en el debe del colombiano Frank Fabra, y usufructuando la sociedad que conformaba por ese sector con Diego Pituca, la figura del encuentro.

Entonces a Boca le empezó a quedar cada vez más lejos el arco de John, ya que Tevez no entraba tanto en contacto con la pelota, Salvio se fue diluyendo hasta obligar a su reemplazo, y Villa no podía desequilibrar con su velocidad como ocurrió, por ejemplo, en al partido del pasado sábado ante River Plate.

El ingreso de Edwin Cardona ralentizó aún más el tránsito boquense por la zona media y la intención de Russo de darle con su ingreso por Diego González más fútbol a su equipo no cumplió con ese objetivo.

Entonces Russo decidió cerrar el partido con el arco en cero, más allá de que ocurriera lo mismo con el de Santos, y si bien sacó a Soldano para que entrara en su lugar Wanchope Ábila, también selló el costado derecho de la defensa y el mediocampo con el ingreso de Julio Buffarini por el intrascendente Salvio.

La buena noticia del día quedó entonces para lo sucedido antes del encuentro y fuera de la cancha, cuando la comisión directiva aprobó el balance anual con un superávit de casi 1.500.000.000 de pesos. En cuanto a regodearse con lo futbolístico, tendrá que conformarse con esperar siete días más.

El misionero Juan Pablo Pastori volverá al Turismo Nacional (TN) y debutará en la Clase 3 con el Toyota Corolla del equipo Tito Bessone Toyota Racing que conduce el múltiple campeón Ernesto “Tito” Bessone.

El anuncio lo realizó el propio Bessone en sus redes sociales: “Anuncio oficialmente la incorporación de Juampi Pastori al Tito Bessone Toyota Racing, para la temporada 2021 del Turismo Nacional con el Toyota Corolla Subcampeón de la temporada anterior. Bienvenido al equipo !”, resaltó Bessone.

Para Juan Pablo Pastori será su regreso al Turismo Nacional, categoría en la que no corre desde el 17 de noviembre del 2019 cuando en el Autódromo Juan Manuel Fangio de Rosario disputó su última carrera en la Clase 2.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie

El posadeño tiene 27 carreras en la Clase 2 del TN, logró una victoria, sumó cuatro podios y fue subcampeón de la Clase 2 en la temporada 2018 con un Toyota Etios. Ahora pegará el salto y correrá en la Clase 3 con el Toyota Corolla con el que viene de ser subcampeón Julián Santero.

“Comienza un nuevo año con un nuevo proyecto. Recibí varias ofertas en los últimos meses y de todos los autos que me ofrecieron este me pareció el mejor, así que el viernes tuvimos una charla con Tito (Bessone) y cerramos. Será un gran desafío saltar a la Clase 3 del Turismo Nacional que es muy competitiva”, explicó Pastori.

“Vamos a un gran equipo, el auto siempre anduvo adelante, Julián tendrá un nuevo auto y yo me subo al de él, que siempre anduvo adelante, así que ni bien el equipo termine de repasar el auto la idea es probar para buscar adaptarme lo más rápido posible. Será un año de mucho aprendizaje, pero lo buscaremos encarar de la mejor manera apuntando a andar adelante”, explicó Pastori.

“Quiero agradecer a mi familia que siempre me apoyó, a los auspiciantes, Excavaciones Pastori, Forestal Doña Nelida, Bramaq, que me apoyan en este nuevo proyecto”, finalizó el posadeño.
El Campeonato Argentino 2021 del Turismo Nacional tendrá 12 fechas y la primera competencia se disputará el 28 de febrero en escenario a confirmar por la categoría.

 


CALENDARIO 2021-TN

1° FECHA: 28/02/2021
2° FECHA: 04/04/2021
3° FECHA: 25/04/2021
4° FECHA: 16/05/2021
5° FECHA: 13/06/2021
6° FECHA: 04/07/2021
7° FECHA: 25/07/2021
8° FECHA: 29/08/2021
9° FECHA: 19/09/2021
10° FECHA: 17/10/2021
11° FECHA: 21/11/2021
12° FECHA: 12/12/2021

 

Fuente: prensa Pastori

El Celeste volvió a entrenarse de cara al reinicio de la Liga Nacional. El elenco misionero partirá rumbo a Buenos Aires este sábado, con la mente puesta en Regatas, su primer rival de este 2021.

Oberá Tenis Club (OTC) retomó este martes los entrenamientos de cara al reinicio de la Liga Nacional de Básquet. Bajo las órdenes de Leo Hiriart, en su estadio y con el plantel completo que finalizó la primera etapa.

El representante misionero, volvió hoy a reunirse en la Capital Nacional del Inmigrante de cara a la reanudación de la competencia, que será el lunes 11 a partir de las 16.30hs cuando enfrente a Regatas de Corrientes para completar el pendiente de la primera fase. Por lo que partirá a la Capital Federal el sábado 9.

Los jugadores tuvieron la primera etapa de entrenamientos en el gimnasio, luego fundamentos individuales y para finalizar práctica de sistemas en cancha.

Varios de los basquetbolistas arribaron hace un día a la ciudad, tras pasar las fiestas junto a su familia, otros decidieron permanecer en Oberá.

La dirigencia de OTC, trabaja en la llegada de una ficha extranjera que le permita tener más rotación de cara a lo que se viene.

 

Informe: Prensa Oberá TC

En un electrizante partido, el "Xeneize" y el "Millonario" igualaron 2 a 2 en La Bombonera. Ramón "Wanchope" Ábila y Sebastián Villa marcaron para los locales; mientras que Federico Gorotti y Rafael Borré anotaron para el conjunto visitante.

Boca Juniors y River Plate igualaron este sábado por la noche 2 a 2, por la cuarta fecha de la zona Campeonato A de la Copa Diego Armando Maradona, en el centésimo superclásico en La Bombonera y el primero tras más de 14 meses sin cruzarse.

Ramón 'Wanchope' Ábila (9m. PT) abrió el marcador para el local, River lo dio vuelta con goles del juvenil Federico Girotti (28m. ST) y el colombiano Rafael Santos Borré (31m. ST), e igualó el también colombiano Sebastián Villa (40m. ST), en el primer partido en la historia del superclásico sin público en las tribunas, por las medidas dispuestas por la pandemia.

El encuentro fue arbitrado por Fernando Rapallini, enmarcado en la cuarta fecha de la Zona Campeonato A, que tiene a ambos equipos como punteros, a falta de una fecha.

Los dos equipos terminaron con 10 jugadores por las expulsiones del colombiano Jorman Campuzano (12m. ST) en Boca y Enzo Pérez (34m. ST) en River, ambos por doble amonestación.

River asfixió la salida de Boca en el inicio y se hizo de la pelota en el campo rival.

Así tuvo la primera chance, tras un error en la salida de Emmanuel Mas, quien fue interceptado por Gonzalo Montiel para habilitar a Rafael Santos Borré, cuyo remate al primer palo fue rechazado por Esteban Andrada.

En la primera respuesta Boca, con espacios, abrió el marcador, cuando Mas habilitó muy bien a Ábila, que entró por detrás de la marca del chileno Paulo Díaz y desde el área chica superó sin inconvenientes a Franco Armani.

El desarrollo siguió siendo el mismo, con tenencia por parte del equipo de Marcelo Gallardo, con buenas asociaciones entre Pérez, Jorge Carrascal y Nicolás de la Cruz, y las proyecciones de Montiel por derecha.

Así llegó de nuevo con peligro, con un envío de frente al arco de Carrascal que "chocó" contra el palo derecho del arco de Andrada.

Boca, en su segundo avance profundo, encontró nuevamente abierto a River y llegó con un tiro directo de Nicolás Capaldo que sacó muy bien Armani hacia un costado.

La jugada polémica se dio a los 28 minutos de juego, cuando Campuzano frenó con un codazo en la garganta a Carrascal, jugada que para Rapallini fue de amonestación.

Sobre el final insistió River, pero apenas se acercó con un par de envíos de media distancia, bien controlados por Andrada.

Gallardo hizo un cambio ofensivo en el entretiempo, con el ingreso de Ignacio Fernández por Bruno Zuculini; y también entró Matías Suárez por el juvenil Lucas Beltrán; y mantuvo el dominio en el campo.

Boca volvió a explotar los espacios, primero con un remate defectuoso de Mauro Zárate y luego con un cara a cara de Ábila con Armani que ganó el arquero.

A los 12 minutos Campuzano finalmente dejó la cancha expulsado, tras un manotazo a Suárez.

El ingreso de Carlos Tévez le dio juego al local, que en la primera acción habilitó muy bien a Villa, quien remató cruzado desde la izquierda y contuvo Armani.

Cuando parecía que a River los minutos le jugaban en contra, y tras agotar todos los cambios, el juvenil Girotti empató de cabeza, tras un centro de Montiel desde la derecha.

De inmediato Borré, también de cabeza luego de un centro de "Nacho" Fernández desde la izquierda, puso la pelota contra el palo izquierdo de Andrada y en una ráfaga el visitante dio vuelta el resultado.

River también quedó con 10 jugadores a falta de 10 minutos, por otra falta de Pérez que le valió la segunda amonestación.

El final se hizo de ida y vuelta, y otra vez apareció Tévez para habilitar en forma magistral a Villa, que esta vez definió de "pique" ante la salida abajo de Armani y puso el empate.

El resultado siguió abierto hasta el final, aunque ya no pudieron torcerlo. Ahora los dos pusieron la cabeza en las semifinales de la Copa Libertadores, donde Boca chocará con Santos y River con Palmeiras, en lo que puede ser el paso previo de un nuevo encuentro superclásico en la final del torneo continental.

 

= Síntesis =

Boca Juniors: Boca: Esteban Andrada; Julio Buffarini, Carlos Zambrano, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Mas; Edwin Cardona, Nicolás Capaldo, Jorman Campuzano y Sebastián Villa; Mauro Zárate y Ramón Ábila. DT: Miguel Ángel Russo.

River Plate: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Robert Rojas, Javier Pinola y Paulo Díaz; Enzo Pérez; Bruno Zuculini, Jorge Carrascal y Nicolás de la Cruz; Lucas Beltrán y Rafael Santos Borré. DT: Marcelo Gallardo.

Gol en el primer tiempo: 9m. Ábila (B).

Goles en el segundo tiempo: 28m. Federico Girotti
, 31m. Borré
y 40m. Villa (B).

Cambios en el segundo tiempo: al inicio Ignacio Fernández por Zuculini
y Matías Suárez por Belttán (R), 11m. Carlos Tévez por Zárate (B) y Franco Soldano por Ábila (B), 17m. Leonardo Jara por Cardona (B), 22m. Girotti por Carrascal (R) y Cristian Ferreira por Pinola (R), 26m. Leonardo Ponzio por De La Cruz.

Incidencias en el segundo tiempo: 12m. expulsado Campuzano (B) y 34m. expulsado Pérez (R), ambos por doble amonestación.

Amonestados: Buffarini, Campuzano, Tévez, Villa (B); Carrascal, Pérez, Montiel (R).

Árbitro: Fernando Rapallini.

Estadio: Alberto J. Armando, de Boca Juniors