fbpx

Mientras este lunes reabren gimnasios, bares y restaurantes, la Iglesia Católica elevó su queja porque solo se autoriza hasta 20 personas por misa. Paraguay es uno de los países menos afectados por el coronavirus, con 1289 casos y 11 muertes.

Paraguay, uno de los países menos afectados por la pandemia de coronavirus, inició este lunes la tercera fase de salida gradual de la cuarentena con una queja de la Iglesia católica, que consideró que la prohibición a que haya más de 20 feligreses por misa constituye una amenaza a la “libertad religiosa”.

“Hoy también vuelven a amenazar la libertad religiosa la corrupción y la necedad del poder”, afirmó el arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, en la homilía de la misa que celebró esta mañana en la catedral de la capital.

Dijo que se trata de “un sector del poder político que se ha corrompido gravemente y quiere someter a la Iglesia con arbitrariedades, con humillaciones, mientras se dedica al robo, a la malversación, al tráfico de influencias hasta niveles exasperantes”.

El prelado rechazó las críticas de quienes juzgan a la Iglesia de “irresponsable” por reclamar un mayor número de asistentes a sus oficios y sostuvo que los pastores y los fieles piden “objetividad, porque la arbitrariedad no tiene nada de ciencia ni comprensión de la verdad”.

Ayer domingo, en un comunicado, el arzobispado de Asunción pidió al gobierno que revisara su decisión de limitar a 20 la cantidad de asistentes a los cultos y permitiera ampliarla, según el diario Última Hora.

“Es preferible recibir cuestionamientos sobre la base de que se está precautelando la vida que porque se disparó el virus”, respondió el viceministro de Salud, Juan Carlos Portillo, según el diario ABC Color.

Mientras tanto, hoy lunes se pondrá en marcha la tercera fase de la “cuarentena inteligente”, como llaman las autoridades paraguayas a la reanudación gradual de actividades tras el confinamiento.

Desde este lunes, las personas podrán concurrir a restaurantes y bares pero solo entre familiares o compañeros de trabajo y no entre amigos, y en principio hasta las 22, salvo que el Ministerio del Interior garantice que puede extender por más horas los operativos de control, informó Portillo.

Asimismo, los comercios deben garantizar que no haya más de seis personas por mesa y registrar los datos de cada cliente, para poder hacer la trazabilidad en caso de que se detecte algún contagio en esos lugares.

También podrán reabrir sus puertas gimnasios y centros de entrenamiento, a los que los clientes podrán concurrir con turnos previamente concertados, certificados médicos y kits de aseo que incluyan barbijos, atomizador con una solución de alcohol a 70%, toallas y botellas de agua, y sólo podrán realizar trabajos individuales.

La ministra de Trabajo, Carla Bacigalupo, estimó que la reapertura de los comercios gastronómicos y de entrenamiento físico permitirán la vuelta al trabajo de entre 30.000 y 40.000 personas.

La funcionaria explicó que si bien esos establecimientos emplean a más de 100.000 personas, “en la práctica los negocios están volviendo de a poco, no al 100% de su personal porque el consumo todavía está bajo”.

Paraguay contabilizaba 1.289 casos confirmados de coronavirus (28 en las últimas 24 horas), de los cuales 11 personas fallecieron (ninguna en el último día) y 650 se curaron tras haberse infectado (tres nuevas), informó esta tarde el ministro de Salud Pública y Bienestar Social, Julio Mazzoleni.

Most Read

  • Semanal

  • Mensual

  • Todos