Independiente y River igualaron en duelo eléctrico. Los arqueros, Armani y Campaña, evitaron que se moviera el marcador. La vuelta, el 2 de octubre.
En un encuentro atrapante a pesar de que el marcador terminó igualado en cero. El resultado final no refleja lo que se vio en la cancha, un duelo vibrante con mucho ritmo y ocasiones para los dos equipos, a la altura de los grandes duelos de la historia de la Copa Libertadores. Independiente y River no se sacaron ventajas en el primer partido de cuartos de final de la Copa Libertadores, pero hicieron un partido. Las figuras del partido fueron los arqueros Campaña y Armani, con atajadas, pero el arquero Millonario sacó la pelota del partido, y le bloqueó el gol a Gigliotti. No está nada definido, y la serie se definirá en dos semanas en el Monumental.

El equipo de Marcelo Gallardo arrancó mejor en el Estadio Libertadores de América, manejando la pelota, ocupando mejor los espacios y generando varias ocasiones de gol que convirtieron a Campaña en figura. También le impidieron irse al descanso con la ventaja los palos.

La primera chance de gol, la tuvo en la primera parte a los dos minutos de juego, cuando Gonzalo Montiel desbordó por la derecha y en vivo un centro que fue despejado por un hombre de Independiente y Montiel volvió a disparar al arco pero le contuvo el remate campaña. Minutos después Lucas Pratto exigió al arquero del Rojo despeñes de un buen pase de Santos Borré. Y en la acción posterior, Milton Casco se proyectó al ataque y le pegó al arco, pero un defensor logró interceptar el remate y sacar la pelota al corner.

La tuvo también Maxi Meza en un remate de media distancia en la que River se defendido mal, y el remate pegó en el travesaño.

Fue importante el rol de Pity Martinez asociándose con Casco en las subidas del lateral, para manejar la pelota y River buscó siempre intentando abrir la cancha con sus laterales llegar con muchos hombres y con peligro al área contraria. Otro de los puntos altos fue la presencia de Leo Ponzio quien a los 37 años sigue demostrando la importancia de su presencia en el medio campo millonario.

En el segundo tiempo Independiente fue más, después de que el entrenador Ariel Holan recompusiera su equipo con un sistema 3-4-3, un cambió táctico que le rindió sus frutos por que el equipo a partir de entonces fue más protagonista y atacó con mayor peligro. Hicieron el esfuerzo, tomaron el control de la pelota hasta que los cambios, y Gallardo mandó a la cancha a Scocco y terminó jugando la última parte del partido con tres delanteros netos. Franco Armani mostró una vez más su jerarquía, con una atajada infernal para sacarle el gol a Gigliotti. Pero Campaña resurgió cuando lo exigieron, y sobre el final. A los 39′ de la segunda parte, Mayada volvió a probar sus reflejos.

La llave está abierta. River e Independiente volverán a enfrentarse en dos semanas en el Monumental. Definir de local favorece a los Millonarios. Pero los dos equipos tuvieron un gran desempeño, y dieron un espectáculo de gran nivel, acorde a la mística de los grandes duelos de Copa Libertadores.