fbpx

Cada 14 de febrero se recuerda a San Valentín, patrono de los enamorados. Según la tradición, durante la persecución a los cristianos en los primeros siglos el santo ponía en riesgo su vida para unir a las parejas en matrimonio.
 
Todos los santos se caracterizan por haber llevado su amor a Dios al extremo de dar su vida por Él. Incluso hay quienes fueron asesinados por odio a este amor, los cuales son llamados mártires.
 
No obstante, de todos ellos, solo a San Valentín se le suele relacionar con el amor de pareja. Su celebración fue asociada con la creencia común en la Edad Media, generalmente en Inglaterra y Francia, de que el 14 de febrero las aves comienzan a aparearse.
 
Los norteamericanos adoptaron la costumbre a principios del siglo XVIII.
 
Los tres mártires San Valentín
 
En antiguos martirologios se menciona en la fecha del 14 de febrero al menos a tres santos de nombre Valentín, todos ellos mártires.
 
A uno se le describe como un sacerdote de Roma que solía socorrer a los presos que serían martirizados durante la persecución del emperador Claudio II.
 
Este fue detenido y enviado por el emperador al prefecto de Roma, quien al ver que todas sus promesas para hacerlo renunciar a su fe eran ineficaces, mandó que lo golpearan y después lo decapitaran.
 
El otro San Valentín, y el más conocido, es el obispo de Pignataro Interamna (actualmente Terni, en Italia), famoso por su evangelización, milagros y curaciones, y que fue decapitado en tiempos del emperador romano Marco Aurelio.
 
Ambos al parecer fueron martirizados en la segunda mitad del siglo III y sepultados en la Via Flaminia, pero en diferentes lugares de la ciudad.
 
De ambos San Valentines se conserva algún tipo de acta, pero son de fechas relativamente posteriores y sin valor histórico.
 
Acerca del tercer San Valentín, fuera de que fue martirizado en África junto con un cierto número de sus compañeros.
 
enamorados
 
A continuación las frases más resaltantes del Papa Francisco sobre el amor, recogidas por el Opus Dei.
1. Pidamos al Señor entender la ley del amor
"Pidamos al Señor que nos haga entender la ley del amor. ¡Qué bueno es tener esta ley! ¡Cuánto bien nos hace amarnos los unos a los otros en contra de todo!" (Exhortación apostólica Evangelii Gaudium).
 
2. El amor siempre es una sorpresa entre el que ama y el que es amado
"El amor te abre a las sorpresas, el amor siempre es una sorpresa, porque supone un diálogo entre dos: entre el que ama y el que es amado. Y de Dios decimos que es el Dios de las sorpresas, porque él siempre nos amó primero y nos espera con una sorpresa" (Encuentro con los jóvenes en Manila, 18 de enero de 2015).
 
3. El verdadero amor te lleva a "quemar" la vida
"El verdadero amor te lleva a quemar la vida, aun a riesgo de quedarte con las manos vacías. Pensemos en San Francisco: dejó todo, murió con las manos vacías, pero con el corazón lleno" (Encuentro con los jóvenes, Manila, 18 de enero de 2015).
 
4. ¡Nunca dejen de ser novios! 
"Cuántas dificultades en la vida del matrimonio se solucionan si nos tomamos un espacio de sueño. Si nos detenemos y pensamos en el cónyuge, en la cónyuge. Y soñamos con las bondades que tiene, las cosas buenas que tiene. Por eso es muy importante recuperar el amor a través de la ilusión de todos los días. ¡Nunca dejen de ser novios! “(Encuentro con las familias, Manila, 16 de enero de 2015).
 
5. No terminen el día en que pelearon sin hacer las paces
"El secreto es que el amor es más fuerte que el momento en que se pelea, y por eso aconsejo a los esposos: no terminen el día en que pelearon sin hacer las paces, siempre" (Audiencia General en la Plaza San Pedro, el miércoles 2 de abril de 2014).
 
6. Señor... enséñanos a querernos
"En el Padrenuestro decimos 'Danos hoy nuestro pan de cada día'. Los esposos pueden rezar así: 'Señor, danos hoy nuestro amor de todos los días... enséñanos a querernos'" (Plaza de San Pedro, 14 de febrero de 2014).
 
7. El amor se construye como una casa
“¿Qué entendemos por ‘amor’? ¿Sólo un sentimiento, un estado psicofísico? Cierto, si es esto, no se puede construir sobre ello algo sólido. Pero si en cambio el amor es una relación, entonces es una realidad que crece, y podemos incluso decir, a modo de ejemplo, que se construye como una casa. Y la casa se construye juntos, no solos (…) No queréis fundarla en la arena de los sentimientos que van y vienen, sino en la roca del amor auténtico, el amor que viene de Dios” (Plaza de San Pedro, 14 de febrero de 2014).
 
8. La verdadera alegría viene de sostenerse mutuamente
"La verdadera alegría viene de la armonía profunda entre las personas, que todos experimentan en su corazón y que nos hace sentir la belleza de estar juntos, de sostenerse mutuamente en el camino de la vida" (Santa Misa de clausura de la peregrinación de las familias a Roma, 27 de octubre de 2013).
 
9. Para llevar adelante una familia repetir: permiso, gracias y perdón
"Para llevar adelante una familia es necesario usar tres palabras. Quiero repetirlo, tres palabras: permiso, gracias, y perdón" (Palabras a la familias durante peregrinación la tumba de San Pedro, 26 de octubre de 2013).
 
10. Sin amor, el esfuerzo se hace más pesado, intolerable
"Aquello que pesa más de todas las cosas es la falta de amor. Pesa no recibir una sonrisa, no ser recibidos. Pesan ciertos silencios. A veces, también en familia, entre marido y mujer, entre padres e hijos, entre hermanos. Sin amor, el esfuerzo se hace más pesado, intolerable" (Palabras a la familias durante peregrinación la tumba de San Pedro, 26 de octubre de 2013).

Most Read