fbpx
A 25 años del incendio de la Municipalidad de Posadas

Se cumplen 25 años del incendio en la Municipalidad de Posadas. El siniestro del 11 de enero de 1994 redujo a cenizas la sede municipal capitalina, inaugurada en 1972.
Eduardo Fragueiro estaba de licencia médica, por lo que desempeñaba la titularidad del Ejecutivo comunal el entonces presidente del Concejo Deliberante, Antonio Barón Viana.

Previamente, el 15 de diciembre de 1993, se había registrado un principio de incendio en el Archivo Municipal, que en su momento no había sido considerado importante, pero que más tarde se comprobó que había sido intencional y finalmente fue tomado como un primer intento fallido de destruir el edificio o al menos alguna documentación.

A dos semanas del devastador incendio de 1994, un informe preliminar elaborado por especialistas del Cuerpo de Bomberos de la Policía provincial confirmaba que el siniestro que afectó al edificio municipal fue intencional.

Los peritajes indicaban que el principal foco fue en el subsuelo, en el sector de archivos -coincidente con el principio de incendio del mes anterior- y desde allí se propagó al resto del edificio.

Casi cuatro años después, el 1 de septiembre de 1998, quedaba habilitado el nuevo edificio, que sigue funcionando actualmente en el mismo lugar que el anterior, en la esquina de San Martín y Rivadavia.

A 25 años del incendio de la Municipalidad de Posadas

A 25 años del incendio de la Municipalidad de Posadas

Se cumplen 25 años del incendio en la Municipalidad de Posadas. El siniestro del 11 de enero de 1994 redujo a cenizas la sede municipal capitalina, inaugurada en 1972.
Eduardo Fragueiro estaba de licencia médica, por lo que desempeñaba la titularidad del Ejecutivo comunal el entonces presidente del Concejo Deliberante, Antonio Barón Viana.

Previamente, el 15 de diciembre de 1993, se había registrado un principio de incendio en el Archivo Municipal, que en su momento no había sido considerado importante, pero que más tarde se comprobó que había sido intencional y finalmente fue tomado como un primer intento fallido de destruir el edificio o al menos alguna documentación.

A dos semanas del devastador incendio de 1994, un informe preliminar elaborado por especialistas del Cuerpo de Bomberos de la Policía provincial confirmaba que el siniestro que afectó al edificio municipal fue intencional.

Los peritajes indicaban que el principal foco fue en el subsuelo, en el sector de archivos -coincidente con el principio de incendio del mes anterior- y desde allí se propagó al resto del edificio.

Casi cuatro años después, el 1 de septiembre de 1998, quedaba habilitado el nuevo edificio, que sigue funcionando actualmente en el mismo lugar que el anterior, en la esquina de San Martín y Rivadavia.

Most Read