fbpx

El gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, participará este jueves de una reunión en la quinta de Olivos en Buenos Aires con el presidente Alberto Fernández. El mandatario provincial solicitará ala Gobierno Nacional que cumpla con las transferencias de recursos que están demoradas.

El presidente Alberto Fernández reunirá a todos los gobernadores en la quinta de Olivos en busca de apoyo institucional a la propuesta de renegociación de la deuda que presentará el Gobierno nacional a los fondos de inversión que operan bajo legislación extranjera. El gobernador Oscar Herrera Ahuad aprovechará la oportunidad para reclamar pagos que la Nación adeuda a Misiones por un monto que supera los 3.300 millones de pesos.

Dentro de esa cifra hay 2.800 millones correspondientes a obras, la mayoría de vivienda, que ya fueron certificadas. Toda la documentación fue remitida a Nación que la recibió sin objeciones, pero los desembolsos no llegan. Misiones reclamó en varias oportunidades, hasta ahora sin más respuestas que promesas de pronto pago y pedidos de paciencia. Para la administración provincial el tema resulta prioritario porque de esos pagos depende en gran medida la posibilidad de reactivar la rueda de la obra pública, rubro fundamental para pensar en la rápida recuperación de la economía que será necesaria ni bien se reduzca el riesgo sanitario que implica el coronavirus.

Otro reclamo puntual que planteará Oscar Herrera Ahuad al presidente es el pago de 120 millones de pesos de garantía salarial docente que la Provincia ya adelantó a los trabajadores de la educación con fondos propios. La mayor parte de la deuda corresponde al segundo semestre del año pasado, cuando la gestión de Cambiemos literalmente les cerró el grifo a las provincias.

Otros 380 millones de la suma que reclamará el gobernador corresponde a dinero que la Anses debería remitir a la caja previsional de Misiones. En este caso la suma final dependerá de cómo la Nación calcule el déficit de la caja previsional provincial.

Herrera Ahuad además le recordará a Fernández el compromiso que había asumido cuando era candidato a presidente de otorgar una asignación extraordinaria que retribuya a Misiones por los servicios ambientales que presta al resto del país y por la histórica postergación que sufre la provincia en materia de infraestructura –especialmente en lo relacionado a la energía- y de distribución de recursos federales.

Por esos conceptos Misiones reclama 126 mil millones de pesos a ser pagados en cuatro años, a razón de 2.642 millones por mes, poco más de la mitad de lo que recibió en concepto de coparticipación en enero último.

 

Traslado en auto y cuarentena a la vuelta

Con los vuelos regulares suspendidos por la pandemia del coronavirus y en una provincia que atendiendo a una política de austeridad no cuenta con un avión propio para el traslado de funcionarios, el gobernador decidió viajar en su auto particular a Buenos Aires.

Poco afecto a valerse de los privilegios que la política suele reservar a quienes ocupan altos cargos, el gobernador tramitó el salvoconducto que se exige para salir de la provincia e informó a las autoridades sanitarias de la Ciudad de Buenos Aires el horario previsto para su arribo.

Anticipó que cuando vuelva cumplirá con la obligación que rige para todos por igual: firmará la declaración jurada correspondiente, fijará domicilio y cumplirá con la cuarentena de 14 días necesaria para descartar un posible contagio de coronavirus.

Desde la administración provincial recordaron que en otras épocas Misiones sí contaba con aviones propios y los sostenía a un gran costo a pesar de estar profundamente endeudada y en una situación fiscal por demás endeble. Remarcaron que eso cambió a partir de una decisión política adoptada por el entonces gobernador Carlos Rovira, que optó por aliviar a las finanzas provinciales del gasto innecesario de mantener una flota propia destinada al traslado de funcionarios.

 

Fuente: mol

Most Read