fbpx

En un hecho confuso del cual todavía no se conocen todos los detalles, un avión de Fly Bondi debió cancelar anoche el despegue en el aeropuerto Carlos Krause de Iguazú cuando se encontraba en plena cabecera de la pista a punto de dar potencia a los motores para tomar vuelo.

Se trata del vuelo FO 5433 que debía despegar de Iguazú con rumbo al aeropuerto de Pajas Blancas, en la ciudad de Córdoba. El hecho constituye un “incidente” aéreo y tomó intervención la JIAAC (Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil).

El despegue se canceló por una “falla técnica”, según informó la empresa en un comunicado difundido esta mañana, sin dar más detalles sobre ese desperfecto.

Según fuentes aeronáuticas que dialogaron con Economis, “el avión se sentó de cola antes de despegar”. El Boeing 737-800 de Fly Bondi no llegó a carretear y canceló el despegue. “Una posibilidad es que el avión estuviera mal cargado”, dijo la fuente a Economis.

Para la JIAAC, un “incidente” es un hecho que no llega a ser un accidente, pero que dispara las alarmas para que la JIAAC intervenga y estudie las causas y si hay que tomar o no medidas preventivas.

Es importante enfatizar que este hecho no tiene nada que ver con las típicas demoras de Fly Bondi en los primeros meses de su operación, sino que se trata de algo más grave. El Boeing 737-800 tuvo que quedar varado en Iguazú hasta que se determinen las causas del incidente.

“La compañía se encuentra analizando de manera urgente y rigurosa las causas del hecho ocurrido, así como también el proceso de servicios tercerizados intervinientes, para determinar los factores que pudieron haber afectado la normal prestación del servicio”, señala la empresa en el comunicado oficial. En otras palabras, Fly Bondi está admitiendo que lo que sucedió en Iguazú es una falla para prestarle mucha atención y para tomar, eventualmente, medidas drásticas.

La empresa investigará por su cuenta si el personal que le presta el servicio de despacho y carga del avión no cometió alguna falta grave. Hay que recordar que Fly Bondi, para poder ofrecer tarifas bajas, terceriza estos servicios en lugar de contratar directamente a este personal, cuyos convenios colectivos de trabajo son onerosos.

Existe también una interna importante entre los sindicatos aeronáuticos y Fly Bondi por este motivo. Economis accedió también a fotografías y videos que muestran una rajadura en la “panza” del Boeing 737-800 en cuestión.

Economis

Most Read