fbpx

El total de víctimas fatales por Covid-19 asciende a 569. Mientras que los infectados son 18.319.

Trece personas murieron y 904 fueron diagnosticadas con coronavirus en las últimas 24 horas en Argentina, con lo que ascienden a 569 las víctimas fatales y a 18.319 los infectados desde el inicio de la pandemia, informó el Ministerio de Salud de la Nación.

La cartera sanitaria informó en su reporte vespertino que murieron cuatro hombres, dos residentes de la provincia de Buenos Aires, de 84 y 65 años; y dos residentes en la Ciudad de Buenos Aires de 53 y 76 años.

También fallecieron cinco mujeres, tres residentes en la provincia de Buenos Aires de 76, 86 y 76 años; una de 51 años, residente en la provincia de Chaco; y una de 92 años, residente en la Ciudad de Buenos Aires.

El parte matutino consignó que murió un hombre, de 64 años, residente en la provincia de Chaco; y tres mujeres residentes en la provincia de Buenos Aires de 39, 94 y 88 años.

Del total de los casos, 974 (5,3%) son importados, 7.854 (42,9%) son contactos estrechos de casos confirmados, 6.596 (36%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

El número total de acumulados por jurisdicción indica que la provincia de Buenos Aires suma 6.632 casos, la Ciudad de Buenos Aires 8.851, Chaco 920, Chubut 10, Córdoba 459, Corrientes 96, Entre Ríos 33, Jujuy 6 y La Pampa 5.

La Rioja alcanza 63 casos, Mendoza 100, Misiones 29, Neuquén 140, Río Negro 410, Salta 15, San Juan 5, San Luis 11, Santa Cruz 51, Santa Fe 265, Santiago del Estero 22, Tierra del Fuego 149, y Tucumán 48.

Catamarca y Formosa continúan sin registrar contagiados con coronavirus.

Además, se incluyen, en Tierra del Fuego, 13 casos existentes en las Islas Malvinas, según información de prensa debido a que por la ocupación ilegal del Reino Unido, Gran Bretaña e Irlanda del Norte no es posible contar con información propia sobre el impacto del Covid-19 en esa parte del territorio argentino.

El Ministerio de Salud Pública de Misiones confirmó que el paciente que dio positivo al Covid-19 este martes es asintomático, y se encuentra "en aislamiento domiciliario bajo medidas de bioseguridad". De esta manera, hay cuatro casos activos del virus en la provincia.

Con respecto a los tres casos restantes, la trabajadora del Hospital Madariaga y su hijo, se encuentran externados, "en buen estado general", en su domicilio bajo seguimiento y estrictas medidas de bioseguridad. Para ambos casos, el último resultado de laboratorio dio negativo. Mientras que el hombre de 93 años, está en el Sanatorio Boratti cumpliendo esquema terapéutico.

Además, en las últimas 24 horas, se estudiaron y descartaron otros 20 posibles casos.

Por otra parte, 146 personas finalizaron su aislamiento domiciliario. Y un total de 1983 continúan con la cuarentena total hasta cumplir con los 14 días.

Lo informó en su parte de este lunes el Ministerio de Salud Pública. En la provincia, hay tres casos activos de Covid-19.

La trabajadora del Hospital Madariaga y su hijo que dieron positivo la semana pasada, se encuentran externados en su domicilio bajo seguimiento y estrictas medidas de bioseguridad. Mientras que el hombre de 93 años, está en el Sanatorio Boratti cumpliendo esquema terapéutico.

En la jornada, se estudiaron y descartaron otros posibles 30 casos del virus en Misiones.

Además, 155 personas finalizaron su aislamiento domiciliario. Y otras 2.016 aún están cumpliendo con la cuarentena total bajo seguimiento durante 14 días.

Cuenta con 40 camas, doce de las cuales son de terapia intensiva con respiradores artificiales. De los 93 contagios que registra Corrientes, 26 fueron internos de la Unidad Penal 1 de la capital provincial.

El gobierno de Corrientes puso este lunes en funcionamiento el primer hospital penitenciario de la provincia, una obra que demandó una inversión de 20 millones de pesos, debido a la aparición de un foco de contagio de coronavirus en una cárcel de la capital provincial, informaron fuentes oficiales.

5ed56f4348e85 1004x565

Con una población penal de alrededor de 100 personas en la capital y entre 700 y 800 en diversas localidades, el gobierno correntino abrió en un complejo penitenciario de la comunidad de San Cayetano el nuevo centro de salud adaptado a los requerimientos de la seguridad de los internos.

En el transcurso de la pandemia por Covid-19 un total de 26 internos de la Unidad Penal 1 de la capital correntina fueron contagiados con el virus, de un total de 93 personas que resultaron infectadas en esa provincia, indicaron fuentes penitenciarias y del Comité de Crisis conformado por la situación epidemiológica.

A través de una articulación de acciones entre los ministerios de Obras Públicas, Seguridad y Salud, el nuevo hospital para detenidos se realizó en un centro de detención de menores en conflicto con la ley penal, donde, con una capacidad para 42 personas, había solamente ocho que fueron trasladadas a otra dependencia.

5ed56f637f08f 685x386

“Nos encontrábamos con un debate en la sociedad: si necesitábamos tomar medidas respecto a la población penal más vulnerable, porque científicamente estaba comprobado que el coronavirus suprime la vida en el caso de tener afecciones y aquí, un interno que necesitaba ser dializado, de ser infectado, iba a tener graves consecuencias”, dijo el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, al inaugurar las instalaciones médicas.

“Tenemos que adecuar el sistema de salud con el mismo ahínco para todos los individuos, respetando los derechos humanos”, afirmó. Y destacó que “el Estado tiene que llevar adelante una fuerte inversión para poder lograr esa igualdad”.

El nuevo hospital cuenta con 40 camas de las cuales 12 son de terapia intensiva con respiradores artificiales, con lo cual el ministro de Seguridad de Corrientes, Juan José López Desimoni, afirmó que “es el primer centro de salud penitenciario específicamente adaptado para Covid-19 en el país”.

“Es una institución inédita por sus características que combinan sanidad y seguridad”, agregó el ministro de Salud, Ricardo Cardozo.

El establecimiento cuenta con áreas de recepción y espera, sector médico, terapia intensiva para 12 camas con respiradores artificiales con un espacio de enfermería y apoyo propios, así como también cuatro módulos de internación que cuentan con siete camas cada uno.

Además, tiene un patio interno, un área de servicios médicos y otra para el personal del Servicio Penitenciario Provincial, a cargo de la custodia de dicho edificio, compuesto por un dormitorio para 12 camas, sanitarios masculinos y femeninos, cocina, comedor, lavadero y depósito.

En comunicación con el programa "Hola Misiones" el Dr. Jorge Gutierrez, Director de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Misiones, explicó porque se reemplazará la vacuna oral Sabin. 

"A partir del 2016 se hizo un cambio donde se empezó con una dosis y ahora se ha completado. Es pasar de todo lo que es la gotita a la forma inyectable en tres dosis y un refuerzo. Las tres dosis son a los 2, 4 y 6 meses y el refuerzo es a los cinco años. No es más la Sabin, no es más la oral como la conocíamos, ahora es la Salk y es de forma inyectable", explicó.

Desde este lunes se dejará de aplicar en todo el país la vacuna oral Sabin contra la poliomielitis y sólo se utilizará la inyectable tipo Salk, medida que las autoridades sanitarias de la Nación calificaron como "un hecho histórico", según informó este domingo Mirta Roses, titular de la Comisión Nacional de Inmunizaciones.

"Hoy estamos todos muy emocionados al darle la despedida a las gotitas que nos ayudaron terminar con la polio y que usamos en el país en operativos masivos desde el año 1971", dijo Roses, quien participó del habitual reporte matutino del Ministerio de Salud sobre la situación del coronavirus en el país.

La especialista, quien también es Directora Emérita de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), explicó que de ahora en más se utilizará sólo la vacuna inyectable tipo Salk, más completa que la Sabin y con menos posibilidades de generar complicaciones derivadas del propio virus que se utiliza en su elaboración.

De acuerdo a la resolución 814 del 22 de abril, el Ministerio decidió modificar el esquema de vacunación siguiendo una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El año pasado, según datos de la OMS, en todo el mundo se notificaron 156 casos de polio y en sólo dos países, Afganistán y Pakistán, la enfermedad sigue siendo endémica.

En Argentina, el último caso registrado de poliomielitis fue en 1984, mientras que diez años después, en 1994, la región de las Américas fue la primera en ser declarada libre de la enfermedad.
Se estima, de acuerdo a datos de la OMS, que la vacuna pudo evitar más de 16 millones de casos de parálisis por el virus.

 

El futuro

El nuevo esquema anunciado hace una semana por el Ministerio de Salud pasará de la actual oral bivalente (bOPV) más conocida como Sabin, a la vacuna inactivada (IPV) también conocida como Salk y constará de 3 dosis a los 2, 4 y 6 meses de edad y un refuerzo en el ingreso escolar entre los 5 y 6 años.

"Es un hecho histórico", destacó Carla Vizzotti, viceministra de Salud y quien todas las mañana está a cargo del reporte sobre Covid-19, donde hoy también estuvo Mirta Roses, una de las más destacadas especialistas en materia de inmunizaciones e integrante del equipo que asesora al presidente Alberto Fernández sobre el coronavirus.

"Estamos a un pasito de erradicar la segunda enfermedad del mundo después de la viruela gracias a las vacunas, que nos igualan y son una prioridad, una política de Estado en este país", remarcó Vizzotti.

"Es un día muy importante para la salud pública", enfatizó la viceministra para presentar a Roses, quien reconoció que la aplicación de la vacuna inyectable "no será tan fácil como las gotitas". Sobre la Sabin, la especialista agregó: "Tenemos que hacerle un reconocimiento especial, permitió la erradicación de la polio de las Américas, y lo está logrando en casi el mundo entero ya que está acorralada solo en dos países".

 

Un cambio en la sociedad

La vacuna Sabin comenzó a utilizarse en 1971 y la facilidad para su aplicación, el bajo costo y la capacidad para combatir lo que se denomina "virus salvaje" en el estómago, fue lo que permitió llevar adelante operativos masivos y esas fueron, según Roses, la "clave de su éxito".

La primera vacuna desarrollada contra la poliomielitis, una enfermedad muy contagiosa que no tiene cura y afecta principalmente a los niños, fue presentada oficialmente el 12 de abril de 1955 por el presidente norteamericano Dwight Eisenhower y desarrollada por Jonas Salk. En Argentina, comenzó a aplicarse al año siguiente.

La enfermedad es producida por el poliovirus que se transmite a través de secreciones respiratorios o por la ruta fecal-oral pero como el ser humano es el único reservorio, los casos de polio disminuyeron más de un 99% gracias a la vacuna.

En 1961, Albert Sabin desarrolló la vacuna que, a diferencia de la Salk, además de ser vía oral, es elaborada a partir de "virus vivos", y esto permite que de la misma manera en que la enfermedad se contagia, la vacuna transmita la inmunización.

"La Sabin, que es la versión popular y ampliada de la Salk, logró eliminar totalmente la polio del mundo porque, a diferencia de la anterior, inmuniza no sólo al paciente que se vacuna sino a sus contactos", explicó a Télam Alejandro Ellis, jefe del servicio de Pediatría del Sanatorio Mater Dei.

En la resolución del Ministerio de Salud de la Nación se explica que la vacuna Sabin, adoptada por la OMS en 1988 para combatir la enfermedad, logró "el objetivo final de erradicar la poliomielitis y controlar brotes, los casos provocados por poliovirus (PV) salvajes han disminuido en más de un 99%, de 350.000 estimados en 1988, a 156 notificados en 2019".

Sin embargo, aclara que la vacuna tipo Salk resulta más completa para combatir todos las variantes del virus. "La amenaza de reintroducción del virus continúa vigente debido a que todavía no ha sido erradicado y, de tal forma, es posible que ocurran importaciones", dice el texto de la resolución.

Para Roses, la eliminación de la vacuna Sabin del calendario oficial es "un hecho histórico digno de destacar, que en medio de una pandemia y de una situación económica tan difícil se decida dar este paso, necesario desde el punto de vista sanitario, y mas imperativo desde el punto de vista médico y más equitativo desde el punto de vista social".