fbpx
Colors: Green Color

El presidente Alberto Fernández recibirá hoy a los gobernadores y al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la residencia de Olivos para interiorizarlos sobre la propuesta argentina para la renegociaciación de la deuda externa, informaron a Télam fuentes oficiales.

La reunión se realizará a las 16 en la residencia de Olivos y también participará el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y los ministros de Economía, Martín Guzmán; y del Interior, Eduardo 'Wado' de Pedro.

El propio Fernández y también Guzmán serán los encargados de hablar en el encuentro, que se retransmitirá por teleconferencia para quienes no puedan estar presentes.

Allí se les informará a los mandatarios provinciales los pasos que dará el Gobierno respecto a la renegociación de la deuda.

Algunos gobernadores no podrán asistir, como el de Córdoba, Juan Schiaretti, por recomendación médica, y lo representará su vice, Manuel Calvo; y tampoco estará el de Tierra del Fuego, Gustavo Melella, ya que están suspendidos los vuelos a Buenos Aires desde su provincia, por lo que estarán presentes, al igual que otros, virtualmente, a través de videoconferencia.

Haremos la oferta. A mí no me gusta mentir, tampoco me gusta mentirles a los acreedores. Lo que vamos a firmar es algo que podamos cumplir como gobierno y como país”

Tampoco estará presente presencialmente el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, quien, en una entrevista radial, anticipó hoy que, "por una cuestión de responsabilidad" no asistirá al encuentro convocado para las 16 en Olivos, tras haber visitado el viernes pasado un hospital en la localidad de San Martín donde se confirmaron 15 casos de coronavirus.

No obstente, en sus declaraciones a radio La Red, el mandatario provincial precisó que no presenta síntomas y que no tuvo "contacto estrecho" con ninguno de los trabajadores de la salud infectados.

Por su parte, Rodriguez Larreta confirmó su asistencia esta tarde y dijo que concurrirá “con un espíritu constructivo y de colaborar”.

Días atrás, el jefe de Estado había dicho que la pandemia del coronavirus "afecta la renegociación de la deuda, como afecta a toda la economía global", pero, al mismo tiempo, había remarcardo que "la negociación va bien".

"Haremos la oferta. A mí no me gusta mentir, tampoco me gusta mentirles a los acreedores. Lo que vamos a firmar es algo que podamos cumplir como gobierno y como país", aseveró Fernández días atrás.

Ayer, el gobierno argentino solicitó a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su siglas en inglés) autorización para emitir bonos por un monto total de hasta US$ 50.500 millones en el país del Norte, en el marco del proceso de reestructuración en el que prevé un canje de títulos viejos por nuevos a los tenedores que acepten la propuesta.

Se trata de un paso previo a la inminente presentación de la oferta de reestructuración de la deuda a los acreedores con deuda argentina emitida bajo legislación extranjera, que fue seleccionada por el Gobierno para la operación, que asciende a cerca de 68.800 millones de dólares.

La nota enviada por el Palacio de Hacienda a la SEC solicita autorización para la emisión de nuevos títulos por US$ 20.000 millones, que se suman a otros pedido formulado varias semanas atrás por otros US$ 30.500 millones, con lo que la suma total asciende a US$ 50.500 millones.

Fuente: Télam.

La medida se dará ante el requerimiento de algunos gobernadores para ingresar en el esquema de "cuarentena administrada", anunciada hace una semana como parte de la tercera fase del aislamiento social, preventivo y obligatorio.

El Gobierno nacional habilitará desde el lunes próximo la reanudación de ciertas actividades productivas, a pedido de algunas provincias y en el marco de una "cuarentena administrada", avalada por las autoridades sanitarias y diseñada para la tercera fase del aislamiento social, preventivo y obligatorio, que se cumple desde el 20 de marzo para mitigar el avance del coronavirus.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, recibió hoy de parte del gobernador bonaerense Axel Kicillof una propuesta para ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires, que incluye como posibilidad la reanudación de la construcción privada, de la actividad de determinados oficios y profesionales independientes y el delivery para todos los comercios, pero sin la apertura de locales, adelantaron voceros oficiales.

En cambio, en las comunas más densamente pobladas del conurbano no sólo se mantendrá la cuarentena sino que se endurecerán los controles para evitar contagios, remarcaron voceros de la gobernación.

La del Gobierno bonaerense se suma a otras iniciativas que las provincias enviaron para su análisis a la Jefatura de Gabinete Nacional y que, como requisitos, contemplan que se apliquen "controles sanitarios" y de funcionamiento específico para cada apertura comercial que se proponga.

Todas esas propuestas están atadas a la aprobación del Ministro de Salud, que conduce Ginés González García, luego de un exhaustivo análisis realizado por los responsables de otras carteras del Gobierno.

Las especificaciones para cada distrito del país serán conocidas formalmente entre hoy y mañana, según anticipó anoche Cafiero, quien esta tarde mantenía una reunión con el presidente Alberto Fernández para terminar de definir cómo será la tercera fase del aislamiento social obligatorio.

La idea es dejar conformado un "mapa inteligente", que detecta "zonas donde no hay circulación viral", donde no hubo casos de coronavirus o, por el contrario, que registren promedios de contagio superiores al actual, explicó el jefe de Gabinete.

Cafiero dejó en claro que para el Gobierno es "clave el respaldo federal" para evitar el avance del coronavirus en el país y mantener el control de los contagios que, gracias a la cuarentena, pasó de duplicarse cada tres días inicialmente a hacerlo cada 14 días, como ocurre actualmente.

"Hay realidades distintas y las estamos atendiendo", expresó y diferenció, por ejemplo, "zonas que están muy abarrotadas, como el conurbano", con una "complejidad distinta a otras más alejadas, incluso dentro de la provincia de Buenos Aires".

Con todo, la apertura para ciertas actividades será monitoreada diariamente mientras dure la pandemia y "podría ser revertida" en cualquier momento, "en función de la evolución de la situación epidemiológica".

Cafiero resaltó la importancia de trabajar sobre "una ética del cuidado, independientemente de si se levanta o se reanuda una actividad o zona fabril", que tenga en foco "fuertemente" a los "grupos vulnerables" y que se sostenga "entre todos".

"Lo primero que tenemos que cuidar nosotros es la salud; al virus lo hemos vencido poco a poco con el cumplimiento de la cuarentena" y con los protocolos de distanciamiento social que se mantendrán "un tiempo más" y se convertirán en "parte de la conducta" habitual de los argentinos.

El gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, participará este jueves de una reunión en la quinta de Olivos en Buenos Aires con el presidente Alberto Fernández. El mandatario provincial solicitará ala Gobierno Nacional que cumpla con las transferencias de recursos que están demoradas.

El presidente Alberto Fernández reunirá a todos los gobernadores en la quinta de Olivos en busca de apoyo institucional a la propuesta de renegociación de la deuda que presentará el Gobierno nacional a los fondos de inversión que operan bajo legislación extranjera. El gobernador Oscar Herrera Ahuad aprovechará la oportunidad para reclamar pagos que la Nación adeuda a Misiones por un monto que supera los 3.300 millones de pesos.

Dentro de esa cifra hay 2.800 millones correspondientes a obras, la mayoría de vivienda, que ya fueron certificadas. Toda la documentación fue remitida a Nación que la recibió sin objeciones, pero los desembolsos no llegan. Misiones reclamó en varias oportunidades, hasta ahora sin más respuestas que promesas de pronto pago y pedidos de paciencia. Para la administración provincial el tema resulta prioritario porque de esos pagos depende en gran medida la posibilidad de reactivar la rueda de la obra pública, rubro fundamental para pensar en la rápida recuperación de la economía que será necesaria ni bien se reduzca el riesgo sanitario que implica el coronavirus.

Otro reclamo puntual que planteará Oscar Herrera Ahuad al presidente es el pago de 120 millones de pesos de garantía salarial docente que la Provincia ya adelantó a los trabajadores de la educación con fondos propios. La mayor parte de la deuda corresponde al segundo semestre del año pasado, cuando la gestión de Cambiemos literalmente les cerró el grifo a las provincias.

Otros 380 millones de la suma que reclamará el gobernador corresponde a dinero que la Anses debería remitir a la caja previsional de Misiones. En este caso la suma final dependerá de cómo la Nación calcule el déficit de la caja previsional provincial.

Herrera Ahuad además le recordará a Fernández el compromiso que había asumido cuando era candidato a presidente de otorgar una asignación extraordinaria que retribuya a Misiones por los servicios ambientales que presta al resto del país y por la histórica postergación que sufre la provincia en materia de infraestructura –especialmente en lo relacionado a la energía- y de distribución de recursos federales.

Por esos conceptos Misiones reclama 126 mil millones de pesos a ser pagados en cuatro años, a razón de 2.642 millones por mes, poco más de la mitad de lo que recibió en concepto de coparticipación en enero último.

 

Traslado en auto y cuarentena a la vuelta

Con los vuelos regulares suspendidos por la pandemia del coronavirus y en una provincia que atendiendo a una política de austeridad no cuenta con un avión propio para el traslado de funcionarios, el gobernador decidió viajar en su auto particular a Buenos Aires.

Poco afecto a valerse de los privilegios que la política suele reservar a quienes ocupan altos cargos, el gobernador tramitó el salvoconducto que se exige para salir de la provincia e informó a las autoridades sanitarias de la Ciudad de Buenos Aires el horario previsto para su arribo.

Anticipó que cuando vuelva cumplirá con la obligación que rige para todos por igual: firmará la declaración jurada correspondiente, fijará domicilio y cumplirá con la cuarentena de 14 días necesaria para descartar un posible contagio de coronavirus.

Desde la administración provincial recordaron que en otras épocas Misiones sí contaba con aviones propios y los sostenía a un gran costo a pesar de estar profundamente endeudada y en una situación fiscal por demás endeble. Remarcaron que eso cambió a partir de una decisión política adoptada por el entonces gobernador Carlos Rovira, que optó por aliviar a las finanzas provinciales del gasto innecesario de mantener una flota propia destinada al traslado de funcionarios.

 

Fuente: mol

El gobernador Oscar Herrera Ahuad integró la mesa de primeros mandatarios provinciales y funcionarios de Gobierno convocada para esta tarde por el presidente Alberto Fernández con el objetivo de conseguir apoyo y mostrar respaldo ante los organismos financieros internacionales, a quienes presentará un plan de pagos de la deuda argentina.

Vista previa de imagen

La exposición central estuvo a cargo del ministro de Economía Martín Guzmán, que dio detalles sobre los puntos centrales de la renegociación de la deuda que mañana oficializará el Gobierno Nacional.

Al finalizar el encuentro, Herrera Ahuad subrayó el consenso generalizado imperante entre sus pares sobre la propuesta del ministro Guzmán y destacó la actitud del Presidente, que mostró firmeza y claridad “sin ocupar la pandemia como una oportunidad para negociar la deuda”, sino con el mismo mensaje que transmitió cuando asumió en diciembre pasado: primero reactivar, luego producir y después pagar. Rescató también el Gobernador misionero la importancia de apostar a pagar la deuda bajo ciertas premisas de tiempo y quitas, y no negarla. Al mismo tiempo resaltó la decisión del Presidente de priorizar las necesidades urgentes de la Argentina Federal, destinando esos fondos a resolver las prioridades que en lo inmediato se plantean.

La exposición se realizó ante la presencia de los gobernadores, la vicepresidenta Cristina Fernández, el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y la oposición en pleno que acompañó la propuesta.

La Cancillería de Argentina consiguió este martes que se liberaran unos 350 metros cúbicos por segundo de agua en Baixo Iguaçu. El viernes pedirán por 1500 m3/s de Itaipú.

Los funcionarios de la Cancillería de Argentina consiguieron este martes que Brasil liberara 350 metros cúbicos por segundo (m3/s) de agua en la represa hidroeléctrica Baixo Iguaçu hacia el Río Iguazú, que confluye con el Paraná en la Triple Frontera.

Además, el viernes pedirán mediante videoconferencia que Brasil y Paraguay abran las compuertas de Itaipú (la represa hidroeléctrica más grande del mundo) para dejar pasar otros 1500 m3/s en el Río Paraná.

La situación hídrica en el Noreste Argentino (NEA, Litoral o Mesopotamia) es crítica y los ríos Iguazú, Paraná y Uruguay registran bajantes históricas por una sequía en el sudeste de Brasil.

“El pedido equivale prácticamente al excedente de agua que Brasil retuvo en todas sus represas de la cuenca durante este periodo de sequía. Ellos la guardan para energía y nosotros la necesitamos para consumo”, detallaron fuentes de la Cancillería de Argentina.

La gestión virtual -en tiempos de distanciamiento social- fue encabezada por el subsecretario de Asuntos de América Latina de la Cancillería argentina, Juan Carlos Valle Raleigh, quien estuvo acompañado por director de Coordinación de las Comisiones Binacionales Vinculadas a la Cuenca del Plata, Mariano Vergara, y por el subsecretario de Obras Hidráulicas, Gustavo Villa Uría.

 

Las dos represas más grandes del país, sin agua

Entre las distintas complicaciones que sobrevinieron al déficit hídrico, una de ellas fue que las dos represas hidroeléctricas más grandes de la Argentina, Yacyretá (compartida con Paraguay en el Río Paraná, frente a Corrientes) y Salto Grande (con Uruguay en el río homónimo, frente a Entre Ríos) se quedaron sin recurso -agua- para generar energía.

La situación había sido advertida a mediados de marzo por un informe de la consultora G&G Energy Consultants, que dirige Daniel Gerold.

De las 20 turbinas de 155 MW cada una (con una potencia instalada total de 3100 MW), Yacyretá tiene 17 máquinas disponibles (2635 MW). Este martes, esta represa solamente pudo entregar potencia por 1154 MW, de los cuales 995 MW fueron para Argentina y lo restante, para Paraguay.

“Aproximadamente, la mitad de las máquinas disponibles no habrían sido despachadas por falta de agua”, observaron en la Entidad Binacional Yacyretá (EBY).

Durante esta semana se estima que el nivel se mantenga acotado en el rango extraordinario de 0,10 a 0,20 metros (m) de profundidad en el Paraná, frente a la localidad de Ituzaingó, Corrientes, en donde se ubica Yacyretá. Este nivel está “bien por debajo de los 3,50 (m), correspondiente al nivel de alerta para dicho hidrómetro”.

Esto es porque los principales reservorios emplazados en la cuenca del río Paraná, situados en territorio brasilero, se encuentran con un almacenamiento ponderado del 59%.

Salto Grande, en tanto, posee 14 máquinas de 135 MW cada una (1890 MW) y tiene 12 disponibles. El lunes apenas se despacharon 146 MW, en partes iguales (73 MW para Argentina y el resto para Uruguay), mientras que el martes se elevó a 353 MW para Argentina, según figura en la web de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa).

La represa de Salto Grande, según el Boletín Semanal de Cammesa, “se encuentra en modo de Operación en Estiaje Severo con un erogado mínimo de 600 m3/s”. El estiaje es el nivel de caudal mínimo que alcanza un río o laguna en algunas épocas del año, debido principalmente a la sequía.

 

La operación de los ríos en Brasil

“La cuenca del Río Paraná viene con los embalses en general bajos, agravado por una sucesión de años de sequías. Dada la baja demanda eléctrica, los caudales turbinados son bajos y están aprovechando para llevar a cota normal el Embalse de Itaipú. Ello ocurrirá en un par de días, y a partir de alli se incrementarán los caudales salientes a Argentina, tendiendo a normalizarse el curso fluvial en nuestro país”, informó un conocedor del mercado eléctrico, que pidió reserva de nombre.

Para esta fuente, “Brasil debería erogar más generación hidroeléctrica y no sé si la necesita”. “No van a verter agua sin turbinar”, estimó, y agregó que el país vecino está en su derecho a disponer de ese recurso, hoy escaso.

Fuente: El Cronista.