fbpx

Una sargento de la Policía de Misiones fue asesinada a balazos este martes por la mañana en el barrio Horario Quiroga de Garupá. Tenía 35 años y estaba embarazada de 7 meses.

Romina Beatriz Rodríguez prestaba servicios en la Dirección General de Judicial de la Jefatura. Cuando la atacaron estaba en su residencia particular junto con su hijo de seis años. El nene es el único testigo del hecho. Precisamente él describió que el homicida entró a la casa encapuchado y que llevaba un buzo oscuro.

Todo sucedió entre las 6 y las 8, luego de que el marido de la mujer policía se fuera de la vivienda hacia su empleo. Al parecer, un ladrón, que pudo haber sido apoyado desde el exterior por otros, entró en el inmueble. En circunstancias en las que los investigadores deberán reconstruir, el intruso disparó tres veces contra la sargento. Uno de los proyectiles le dio en la cabeza, provocándole la muerte en el acto.

Las detonaciones del arma homicida fueron percibidas por los vecinos del barrio, quienes alertaron a las autoridades de que algo malo pasaba en el domicilio de Rodríguez. Cuando personal de la comisaría Quinta arribó al lugar, se encontró con el peor de los cuadros. La dueña de casa muerta sobre su propia cama.

Poco después se sumaron al trabajo investigativo la Dirección Homicidios, la Policía Científica e Investigaciones de la Unidad Regional X. Todas las tareas fueron supervisadas por el juez de Instrucción Dos de Posadas, Juan Manuel Monte, quien además de ordenar un exhaustivo peritaje de la escena del crimen, dispuso que la víctima sea sometida a una autopsia en la Morgue Judicial capitalina.

A las pocas horas, detuvieron en calidad de sospechosos a tres pobladores de la zona, los que en las próximas horas serán indagados por el magistrado interviniente.

De acuerdo con lo que se pudo saber hasta el momento, de la casa el homicida sólo se llevó el arma reglamentaria de la sargento. Las pericias determinarán si con esa pistola ultimaron a la mujer o si el asesino entró con otra arma.

El marido de la víctima es un empleado de Vialidad Provincial, que actualmente está prestando servicios para la Municipalidad de Posadas.