Un jubilado cordobés de 68 años fue asesinado en su casa de Puerto Esperanza. Lo encontraron sin vida en la habitación, amordazado.
El crimen fue descubierto el martes pasadas las 18, cuando allegados de Antonio García lo hallaron en su cama, con la boca atada con una remera y rodeado de un gran desorden.


El hombre residía en una casa del barrio El Progreso. Todo apunta a que se trató de un homicidio en ocasión de robo. Tanto la comisaría local como el juez de Instrucción Tres de Iguazú, Martín Brítes, trabajaron en el escenario del crimen.
García residía solo en la casa. Trascendió que hay un demorado.