fbpx

En las últimas horas, la imagen de un grupo de bomberos posando frente a una vivienda que se estaba prendiendo fuego se volvió viral.

La actitud de los hombres hizo enfurecer a los dueños del inmueble, ubicado en la ciudad estadounidense de Detroit, que exigieron la renuncia de todas las personas que aparecían en la imagen. Los damnificados los acusaron de no haber hecho lo que les correspondía.

“Todo el mundo está furioso”, dijo en una entrevista al diario The New York Post, Deonte Higginbotham, uno de los miembros de la familia que es dueña de la vivienda. Las llamas se iniciaron durante Nochevieja y tras el incendio la casa, en la que vivía su madre de 70 años, quedó devastada.

La foto, que se encontraba publicada en una de las rede sociales del cuerpo de bomberos, fue borrada y en su lugar compartieron una declaración en donde justificaban su actuación asegurando que el inmueble estaba vacío y que cuando llegaron había tantas llamas que no se podía hacer nada.

“El director, situado en el centro de la fotografía, se estaba retirando y pienso que quisieron hacer esto como un recuerdo, aunque desafortunadamente no sea muy profesional”, dijo al medio el vicedirector de los servicios de extinción de incendios de Detroit, Dave Fornell.

Asimismo, agregó que la llamas estaban muy extendidas y que no había nadie en el edificio. Con este panorama los bomberos decidieron no entrar y trabajar para evitar que el fuego se extendiera a otros inmuebles.