Debido al dolor que llevaba dentro, el menor estalló en lágrimas cuando se disponía a dirigirse al papa para preguntarle por el alma de su padre, recién fallecido. Durante un evento religioso celebrado este domingo en un barrio de los suburbios de Roma, el papa Francisco consoló a un niño que tenía el corazón roto por la reciente muerte de su padre, informa el diario Corriere della Sera.  En el evento, el papa respondía a las preguntas de los fieles y le tocó el turno a Emanuele, quien se acercó al micrófono, pero tras esforzarse por hablar se llevó las manos al rostro y estalló en lágrimas. Ante esa conmovedora situación, Francisco animó al niño para que se acercara a él y le dijera la pregunta al oído. El pontífice abrazó al pequeño y lo tranquilizó. El menor habló con el papa durante casi dos minutos. "Tal vez todos podríamos llorar como Emanuele, cuando tenemos un dolor como lo tiene él en su corazón", dijo posteriormente Francisco. "Estaba llorando por su papá. Ha tenido el valor de hacerlo delante de nosotros, porque en su corazón hay amor del papá", continuó, indicando que pidió permiso al niño para revelar su inquietud.