El juego entre Guaraní Antonio Franco y Huracán fue suspendido poco antes que se inicie el partido por incidentes entre las hinchadas fuera del estadio. El juez del encuentro, Horacio Lutz, decidió que no se jugara porque no estaban dadas las condiciones de seguridad.
 
Por causas que se investigan las dos hinchadas se cruzaron cuando intentaban ingresar al estadio. Se tiraron con piedras, dañando autos y motos que se encontraban en la zona. La policía tuvo que intervenir con balas de gomas para controlar la situción.
 
 
Una menor tuvo que ser trasladada al hospital con lesiones que sufrió al estallar el vidrio de un automovil que fue alcancazado por una piedra. La nena se encontraba dentro del auto refugiandose de la batalla campal.
 
El partido era válido por la 10ª fecha del torneo Anual Clasificatorio de la Liga Posadeña.

Most Read