En las últimas horas surgió un dato relevante con respecto a la investigación de la brutal agresión en el barrio palomar de Posadas de la joven estudiante. Según los informes de las primeras pericias y pruebas, Melina de 23 años no sufrió agresión sexual, ya que no tiene lesiones en sus partes intimas compatibles con una violación. Fuente extraoficiales, también señalaron que la joven sufrió no solamente lesiones en su cabeza sino en diferentes partes del cuerpo correspondientes a un forcejeo. La dirección investigaciones y cibercrimen analizan las camaras de seguridad de comercios de la zona para lograr establecer el recorrido de la víctima. La mujer habría ingresado por Rebollo o Pedro Mendez hacia Líbano.